Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Tod Machover y Dan Ellsey interpretan música nueva – Charla TED2008

Tod Machover y Dan Ellsey interpretan música nueva – Charla TED2008

Charla «Tod Machover y Dan Ellsey interpretan música nueva» de TED2008 en español.

Tod Machover del Media Lab MIT está enfocado a extender la expresión musical para todos, desde virtuosos hasta amateurs en las más diversas formas, desde ópera hasta video juegos. El y el compositor Dan Ellsey nos apuntan a lo que seguirá.

  • Autor/a de la charla: Tod Machover
  • Fecha de grabación: 2008-03-03
  • Fecha de publicación: 2008-04-15
  • Duración de «Tod Machover y Dan Ellsey interpretan música nueva»: 1241 segundos

 

Traducción de «Tod Machover y Dan Ellsey interpretan música nueva» en español.

La primera idea que quiero presentar es que todos amamos la música fervor.

Significa mucho para nosotros.

Pero la música es mucho más poderosa si no sólo la escuchas, sino que la haces tú mismo.

Esa es mi primera idea.

Y todos conocemos el efecto Mozart, la idea que ha estado rondando desde hace unos 5 o 10 años que sólo escuchar música o ponerla para tu bebé in vitro aumentaremos nuestros puntos de CI 10, 20 o 30 por ciento.

Excelente idea, pero no funciona para nada! No es suficiente escuchar música, tienes que hacerla de algún modo.

Y agregaría que no sólo es hacerla, sino que todos, cada uno de nosotros, en todo el mundo tiene el poder de crear y ser parte de la música de una forma muy dinámica, y esa es una las areas principales de mi trabajo.

Entonces, el Media Lab del MIT desde hace ya un buen tiempo hemos estado involucrados en lo que llamamos «música activa».

¿Cuales son todas las maneras posibles que se nos ocurren para lograr que todos seamos parte de una experiencia musical? No sólo escuchando, sino además haciendo música.

Y empezamos por fabricar instrumentos para algunos de los mejores intérpretes — los llamamos «Hyper Instruments» — como Yo Yo Ma, Peter Gabriel, Prince, orquestas, grupos de rock — instrumentos todo tipo de sensores colocados directamente en ellos, para que éstos sepan cómo los están tocando.

Y sólo cambiar la interpretación y el carácter, puedo convertir mi cello en una voz, en toda una orquesta o en algo que nadie haya escuchado antes.

Cuando empezamos a hacerlos, empecé a preguntarme ¿por qué no podemos hacer instrumentos así de maravillosos para todos, para los que no son ni Yo Yo Ma ni Prince? Así que hicimos toda una serie de instrumentos.

Una de las colecciones más grande se llama «Brain Opera».

Es toda una orquesta de mas o menos 100 instrumentos.

Todos ellos diseñados para ser tocados por cualquier persona usando su habilidad natural.

Así que, puedes jugar un video-juego, navegar a través de una pieza musical, usar tus gestos corporales para controlar enormes masas de sonido, tocar una superficie especial para hacer melodias, usar tu voz para hacer un aura.

Y cuando presentamos «Brain Opera», invitamos al público a probar estos instrumentos y colaborar nosotros ayudando a crear cada interpretación de «Brain Opera».

La llevamos de gira un buen tiempo.

Ahora está permanentemente en Viena donde construímos un museo entorno a ella.

Y eso condujo a algo que probablemente conocen Guitar Hero salió de nuestro laboratorio y mis dos hijas adolecentes y la mayoría de los estudiantes del MIT Media Lab son la prueba de que si haces la interfaz correcta, la gente estará realmente interesada en ser parte de una obra musical y tocarla una, otra y otra vez.

Entonces, el modelo funciona, pero es sólo la punta del iceberg, porque mi segunda idea es que no es suficiente sólo querer hacer música con algo como Guitar Hero, y la música es muy divertida, pero también transformativa.

Esto es muy, muy importante.

La música puede cambiar tu vida, casi más que cualquier otra cosa, puede cambiar tu manera de comunicarte los demás, puede cambiar tu cuerpo, puede cambiar tu mente.

Estamos tratando de llegar al siguiente paso en cómo crear basados en algo como Guitar Hero.

Estamos muy involucrados la educación.

Tenemos un proyecto a largo plazo llamado Toy Symphony, donde hacemos todo tipo de intrumentos que son igualmente adictivos pero para niños pequeños, para que se enamoren de hacer música, deseen dedicarle tiempo y luego exijan saber cómo funciona, cómo hacer más, cómo crear.

Entonces, hicimos intrumentos «exprimibles» como estos «Music Shapers» que miden la electricidad de tus dedos, «Beat Bugs» a los que puedes dar golpecitos, graban tu ritmo, y como en un juego, pasas tu ritmo a tus amigos para que lo imiten o respondan a lo que hiciste y programa de computadora llamado Hyper Score, que permite a cualquier persona usar líneas y colores para hacer música bastante sofisticada.

Aunque es extremadamente fácil de usar, puedes profundizar bastante en cualquier estilo musical.

Y luego, al presionar un botón se convierte en notación musical para que cualquier músico pueda interpretar tu obra Hemos tenido muchos resultados muy positivos con niños de todo el mundo y gente de todas las edades usando Hyper Score.

Así que nos hemos interesado más en usar este tipo de actividades creativas en un contexto mucho más amplio, para cualquier persona que normalmente no tendría la oportunidad de hacer música.

Así pues, Una de las mayores áreas en la que estamos trabajando actualmente en el Media Lab es música, mente y salud.

Probablemente muchos de ustedes han visto el nuevo y maravilloso libro de Oliver Sacks llamado «Musicophelia».

Esta en venta en las librerías.

Es un excelente libro.

Si no lo han visto, vale la pena leerlo.

Sacks es pianista y en el libro detalla toda su carrera viendo y observando los efectos increíblemente poderosos que la música ha tenido en la vida de personas en situaciones inusuales.

Sabemos, por ejemplo, que la música es siempre lo último a lo que una persona con Alzheimer avanzado sigue respondiendo.

Quizás algunos lo habrán notado con sus seres queridos.

Pudes encontrar personas que no se reconocen en el espejo o no pueden reconocer a sus familiares, pero que se levantan de sus sillas y cantan al escuchar un fragmento musical, y con eso podemos recuperar parte de sus recuerdos y personalidades.

La música es la mejor forma de devolver el habla a personas que la han perdido por infartos, el movimiento a personas con la enfermedad de Parkinson.

Es muy fuerte contra la depresión, la esquizofrenia y muchas otras cosas.

Así que estamos trabajando para entender los principios subyacentes y construir actividades que nos permitan mejorar la salud de las personas a través de la música.

Y lo hacemos de muchas maneras.

Trabajamos en diferentes hospitales.

Uno de ellos queda muy cerca a Boston, el hospital Tewksbury Es un hospital estatal donde hace muchos años empezamos a trabajar con Hyper Score y pacientes con discapacidades físicas y mentales.

Esto se ha convertido en una parte central del tratamiento en este hospital, y todos quieren trabajar en actividades musicales.

Es la actividad que más parece acelerar el tratamiento.

Además, ha hecho que todo el hospital se convierta en un especie de comunidad musical.

Quisiera mostrarles un breve video sobre este trabajo antes de continuar.

Están manipulando estos ritmos musicales.

Esa es la verdadera experiencia, no sólo aprenden a interpretar y escuchar ritmos además entrenan la memoria musical y la interpretación musical en grupos.

Mantenerse musicalmente activos para formase.

Transformar la música, experimentar con ella y hacer su propia música.

Hyper Score te permite empezar desde cero rápidamente.

Cualquier persona puede experimentar la música profundamente, sólo necesitamos hacer diferentes herramientas.

La tercera idea que quiero compartir es que la música, paradójicamente, e incluso más que la palabras, es una de las mejores maneras que tenemos para mostrar quienes somos realmente.

Me encanta dar pláticas aunque, extrañamente, me siento más nervioso hablando que interpretando música.

Si estuviera tocando cello, un sintetizador o compartiendo mi música sería capaz de mostrarles cosas sobre mi mismo que no puedo decirles con palabras, cosas más personalas, quizás más profundas.

Creo que eso nos sucede a muchos, y quiero darles dos ejemplos de cómo la música es una de las interfaces más poderosas que tenemos para expresarnos ante el mundo exterior.

La primera es un proyecto realmente curioso que estamos diseñando llamado «Death and Powers».

Es una ópera de grandes dimensiones, uno de proyectos operísticos más grandes del mundo en la actualidad.

Es sobre un hombre rico, exitoso y poderoso que quiere vivir eternamente.

Descubre una manera de «descargarse» en su entorno, en una serie de libros, de hecho.

El personaje quiere vivir por siempre, se «descarga» en su ambiente.

El cantante principal desaparece al comienzo de la ópera y todo el escenario se convierte en el personaje principal, su legado.

Esta ópera es sobre lo que podemos compartir y transmitir a los demás.

La gente a la que podemos amar y lo que no podemos.

Cada objeto en esta ópera está vivo y es un instrumento musical gigante, como el candelero que cubre todo el escenario.

Parece un candelero, pero en realidad es un instrumento musical robótico.

Como pueden ver en este prototipo, gigantescas cuerdas de piano, cada una controlada por un pequeño elemento robótico.

Hay unos pequeños arcos que pulsan las cuerdas, propulsores que las rozan, señales acústicas que las hacen vibrar.

También tenemos un ejército de robots.

Ellos son los intermediarios entre el personaje principal, Simon Powers, y su familia.

Hay toda una serie de ellos, similar a un coro griego.

Ellos observan la acción.

Estos robots que diseñamos y actualmente estamos probando en MIT se llaman «operabots».

Ellos siguen mi música.

Siguen a los personajes.

Esperamos que sean lo suficientemente inteligentes para no estrellarse entre ellos.

Andan solos.

También pueden alinearse en la configuración que quieras al chasqueas.

Aunque son cubos, tienen mucha personalidad.

La mayor pieza en escena se llama «El Sistema».

Es una serie de libros.

Cada libro es robótico, todos se mueven, todos hacen sonidos, y cuando los juntas todos, se convierten en estas paredes, que tienen los gestos y personalidad de Simon Powers, quien desapareció, pero todo el ambiente físico se convirte en él.

Así es como decidió representarse a si mismo.

Los libros también están llenos de LEDs en sus lomos.

Todo esta exhibido.

Y este es el genial barítono James Maddalena al entrar al sistema.

Este es un pequeño adelanto.

Se estrenará en Monaco en septiembre de 2009, si no logran ir, he aquí otra idea de este proyecto, tenemos a este personaje construyendo su legado de una forma muy inusual, mediante música y su entorno.

Pero esto también estará disponible en línea y en espacios públicos como forma para que todos usemos la música e imágenes de nuestras vidas para crear nuestro propio legado o el de alguien a quien amamos.

Así que, en vez de ser una imponente ópera, esta se convertirá en lo que consideramos una ópera personal.

Si vas a hacer una ópera personal, ¿por qué no un instrumento personal? Todo lo que les he mostrado hasta ahora, bien sea el «Hyper cello» de Yo Yo Ma o un juguete exprimilbe para niños, los instrumentos son los mismos y son valiosos para un cierto tipo de persona, un virtuoso o un niño.

Pero, ¿Que tal si pudiera hacer un instrumento que se adapte a la manera en la que me comporto, a como trabajan mis manos, a lo que hago muy bien, o quizás, a lo que no hago tan bien? Creo que ese es el futuro de las interfaces, el futuro de la música, de los instrumentos.

Quisiera invitar a dos personas muy especiales al escenario para darles un ejemplo de cómo podría ser un instrumento personal.

Con ustedes, Adam Boulanger, estudiante de doctorado del Media Lab MIT y Dan Ellsey.

Gracias a TED y a Bombardier Flexjet.

Dan nos acompaña hoy, vino desde Tewksbury.

Es residente del Hospital Tewksbury y esto es lo más lejos que ha estado de ahí, les aseguro; porque está muy emocionado de conocerlos y mostrarles su propia música.

Antes que nada Dan, ¿quisieras saludar al público y presentarte? Dan Ellsey: Hola, me llamo Dan Ellsey.

Tengo 34 años y sufro de parálisis cerebral Siempre me ha encantado la música y estoy emocionado de poder dirigir mi música con este nuevo software.

Tod Machover: Y a nosotros nos encanta tenerte aquí, en serio Dan.

(Aplausos) Conocimos a Dan hace más o menos tres años, tres años y medio, cuando empezamos a trabajar en Tewksbury.

Todos ahí eran fantásticos e hicieron música fantástica.

Dan nunca había hecho música antes y resultó ser increíble para ello.

Es un compositor nato.

También es muy tímido.

Es un compositor fantástico y en los últimos años ha sido nuestro colaborador constante.

Ha compuesto muchas, muchas obras.

Ha grabados sus propios CDs.

De hecho, es bastante conocido en Boston, es tutor del hospital y de niños de la zona enseñándoles cómo hacer su propia música.

Dejaré que Adam les cuente.

Adam es estudiante de doctorado en MIT y experto en tecnología musical y medicina.

Adam y Dan se han vuelto cercanos colaboradores.

El trabajo de Adam durante este último periodo no sólo ha sido cómo lograr que Dan pueda crear fácilmente su propia música, sino cómo lograr que pueda interpretarla usando esta clase instrumento personal.

¿Nos quieren contar algo sobre cómo trabajan? Adam Boulanger: Sí.

Bueno, Tod y yo estuvimos discutiendo sobre nuestro trabajo en Tewksbury y cómo Dan es una persona expresiva, inteligente y creativa.

Se ve en su cara, en su respiración, en sus ojos.

¿Cómo es posible qué no puede interpretar sus propias obras musicales? Esa es nuestra responsabilidad y no tiene sentido.

Así que empezamos a desarrollar una tecnología que le permitiera interpretar con precisión, facilidad, control y a pesar de su discapacidad física sus propias obras musicales.

Entonces, el proceso y la tecnología, básicamente, primero necesitábamos una solución de ingeniería, ya saben, tenemos una cámara que mira hacia un apuntador infrarrojo.

Decidimos usar el mismo tipo de gestos que el ya utilizaba para su controlador de habla.

Y esta fue la parte menos interesante del proceso, la parte de diseño.

Necesitábamos una forma de introducir datos, monitoreo constante, y el software vería la clase de formas que el hacía.

Pero, el aspecto más interesente del trabajo vino después de la parte de ingeniería, cuando, básicamente, estábamos programando detrás de Dan en el hospital, buscando descifrar exhaustivamente ¿cómo se mueve Dan? ¿Qué le resulta útil como movimiento expresivo? ¿Cuál es su metáfora para la interpretación? ¿Qué tipo de cosas le resultan importantes de controlar y manipular en una pieza de música? Así que todo el ajuste de parámetros, y en realidad la tecnología, estaba hecha únicamente para ajustarse a Dan.

Creo que esto es un cambio de perspectiva.

Esto no sucede con nuestras tecnologías; ellas proveen acceso a la creación de trabajo creativo.

¿Pero que hay de la expresión? ¿Que hay del momento en el que el artista nos transmite su obra? ¿Nuestras tecnologías nos permiten expresarnos? ¿Nos dan la estructura para ello? Esa es una relación personal con la expresión que falta en muchas esferas tecnológicas.

Entonces, con Dan necesitábamos un nuevo proceso de diseño e ingeniería, para descubrir sus movimientos y su camino a la expresión para que pudiera interpretar y eso es lo que haremos hoy.

TM: ¡Entonces hagámoslo! ¿Dan, quieres contarle a todos sobre lo que vas a tocar? DE: Esta es «My Eagle Song» (Mi canción del águila) TM: Dan interpretará su obra llamada «My Eagle Song» De hecho, esta es la partitura de la obra de Dan; compuesta en su totalidad por Dan con Hyper Score.

El utiliza su marcador infrarrojo para usar Hyper Score.

Es increíblemente veloz para eso; mucho más rápido que yo.

DE: Sí, lo soy.

TM: También es muy modesto.

El entra a Hyper Score.

Empieza haciendo melodías y ritmos, y luego puede ubicarlos exactamente donde quiere.

Cada frase queda de un color, vuelve a la ventana de composición, dibuja las líneas y ubica todo donde el quiera.

Al ver Hyper Score, ustedes también lo pueden ver, notarán donde está cada sección, algo puede continuar un tiempo, cambiar, variar inesperadamente y luego terminar con un grandioso gesto al final.

Así fue como compuso esta obra, y como dice Adam, nosotros luego buscamos la mejor manera de que pudiera interpretarla.

Esta cámara lo mirará y analizará sus movimientos, permitiéndole a Dan destacar todos los aspectos que quiera de su música.

También verán imágenes en la pantalla.

Le pedimos a uno de nuestros estudiantes que viera lo que la cámara mide.

Pero en vez de hacerlo tan literal, mostrando exactamente lo que analiza la cámara, decidimos convertirlo en una gráfica que muestra el movimiento básico y lo que está siendo analizado.

Creo que evidencía cómo estamos escogiendo entre los movimientos que Dan hace, pero creo que también verán en el movimiento que cuando Dan hace música, sus movimientos son muy precisos, útiles, y disciplinados pero también muy bellos.

Así que, al escuchar esta obra, y como mencioné antes, lo más importante es que la música es excelente y les mostrará quién es Dan.

¿Estamos listos Adam? AB: Si.

TM: OK, ahora Dan interpretará para ustedes su obra «My Eagle Song.» (Aplausos) TM: Bravo.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/tod_machover_dan_ellsey_inventing_instruments_that_unlock_new_music/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *