Arte Mesopotámico



Introducción al Arte Mesopotámico

A principios del siglo XX, importantes expediciones arqueológicas de científicos americanos, ingleses y alemanes se desplazaron a los valles rodeados por los ríos Tigris y Éufrates para continuar el trabajo de los investigadores que, a mediados de 1819, habían desenterrado los primeros restos de la civilización más antigua del Cercano Oriente: los sumerios.

Esta gente, que para el 3500 A.C. se había asentado en las tierras de Mesopotamia, erigió una de las civilizaciones más esplendorosas del mundo antiguo.

En las excavaciones realizadas en las tumbas del valle, los objetos encontrados, tanto cotidianos como suntuosos, además de las ruinas arquitectónicas, también permitieron rastrear la historia y las costumbres de otros importantes pueblos que más tarde ocuparon la región: babilonios, asirios y persas, entre otros.

La ciudad más antigua descubierta por las expediciones arqueológicas es Uruk, mencionada en la Biblia como Erech, rodeada por una extensa muralla y con un templo prehistórico.

No menos importantes fueron las excavaciones en Ur, en Caldea, y en Babilonia, con su Puerta de los Dioses y los Jardines Colgantes, sin olvidar Asur, cuna de la cultura asiria; Nínive, con la Biblioteca de Asurbanipal; Lagash, donde aparece la primera estela de narraciones épicas; el espléndido Dur-Sarrukin, de Sargón; y Nimrud, sede del palacio de Salmanasar.

El paso de los siglos no logró borrar totalmente los estilos de las primeras ciudades sumerias, sino que por el contrario, garantizó y estilizó, a veces mejorando, las formas originales.

Tal vez el período en el que la evolución del arte en Mesopotamia se revela mejor es entre los siglos VIII y VI a.C., bajo los reinados de Ciro el Grande y Darío.

Los límites del Imperio Persa se extendían mucho más allá de la región mesopotámica, pero en la totalidad de las manifestaciones aqueménidas es posible encontrar referencias muy concretas a la orfebrería sumeria, al bajorrelieve babilónico y a la estatuaria asiria con ciertos detalles egipcios, hebreos o jónicos, como en las ciudades de Persépolis, Pasargad y Susa.

 

Arte en Mesopotamia
Arte en Mesopotamia

 

 Orfebrería Mesopotámica

La orfebrería de Mesopotamia es uno de los descubrimientos más interesantes de las excavaciones de tumbas y templos reales.

El trabajo con los metales era una de las actividades artísticas más importantes en las ciudades de Mesopotamia.

Y cabe señalar que la mayoría de las tumbas fueron saqueadas durante los sucesivos asentamientos de la población, cuando la gente descubrió los tesoros excavando para construir sus casas.

Algunos llegaron intactos hasta hoy, como el tesoro de los reyes de Ur, descubierto por el arqueólogo Charles Wooley.

Entre las piezas más valiosas de este tesoro se encuentra el tocado de una de las sesenta y cuatro cortesanas enterradas en la tumba real, cuya suntuosidad y concepción son inusuales, con hojas de oro muy fino que imitan hojas y pétalos de flores.

Los restos de un utensilio trabajado en oro e innumerables figuras de cobre, uno de los metales más trabajados, así como collares y pulseras de cornalina, lapislázuli y plata e instrumentos musicales con incrustaciones de piedra completaron el tesoro más antiguo del mundo oriental.

En las formas y el moldeado del metal se revela un naturalismo un tanto ingenuo, con una obsesión por los detalles ornamentales.

Es difícil elaborar un estudio del estilo general de la orfebrería mesopotámica debido a la gran variedad de pueblos y culturas que sucesivamente habitaron el territorio.

En todos los objetos, sin embargo, el valor trascendental de las fuerzas de la naturaleza y la esperanza del hombre en la vida después de la muerte son evidentes, lo que explica por qué los objetos más valiosos se encuentran en estas tumbas.




También durante el Imperio Persa (VI a.C.) el orfebre experimentó un florecimiento. Los tesoros encontrados en las excavaciones son una prueba de la habilidad de los artesanos para hacer hermosos utensilios y objetos decorativos de oro y plata y con incrustaciones de piedra.

Destacan especialmente las piezas del último período del imperio.

El inusual naturalismo de las estatuas destinadas a los hipogeos y el dinamismo alcanzado por los persas en el campo de la decoración reflejan la influencia de los artistas griegos.

 

ESCULTURA en Mesopotamia

Las primeras esculturas descubiertas en Mesopotamia datan del 5000 A.C. y son en su mayoría figuras que recuerdan mucho a la Venus prehistórica encontrada en el resto de Europa.

El siguiente milenio refleja una estilización de las formas que tiende al naturalismo y se encuentran piezas de mármol, como bustos, estelas conmemorativas y relieves.

La más importante es la estela encontrada en Langash, no sólo porque se considera la más antigua del mundo, sino también porque allí aparece por primera vez la representación de una batalla.

Las estatuas más características son figuras masculinas o femeninas de pie, llamadas oradores, vestidas con amplias túnicas, con las manos a la altura del pecho, siendo el rostro la parte más llamativa del conjunto, debido a los ojos sobredimensionados, generalmente elaborados con incrustaciones.

En cuanto a los relieves, su importancia es indudablemente fundamental para la comprensión de la historia, la iconografía religiosa y el ceremonial de los pueblos de la Mesopotamia.

Había varios tipos, entre ellos los tallados en piedra y los realizados en azulejos esmaltados, como los pocos restos encontrados de la famosa “Puerta de los Dioses” (que en realidad significa Babilonia) y los realizados en arcilla.

Los temas y estilos variaban según la ciudad y el pueblo: durante las dinastías acadias y persas, el tema era la narración de la victoria de los reyes, mientras que en la época de los babilonios se preferían las representaciones de las deidades o las tareas cotidianas del pueblo.

 

ARQUITECTURA en Mesopotamia

La arquitectura de Mesopotamia empleó en sus primeras etapas ladrillos de arcilla cocida, maleables pero poco resistentes, lo que explica el alto grado de desgaste de las construcciones encontradas.

Las obras de construcción más representativas de Mesopotamia – los zigurats o templos en forma de torre – son de la época de los primeros pueblos sumerios y su forma se mantuvo inalterada por los asirios.

En realidad, eran edificios superpuestos que formaban una especie de pirámide con caras escalonadas, dividida en varias cámaras.

El zigurat de la ciudad de Ur es uno de los mejor conservados gracias a Nabucodonosor II, que ordenó su reconstrucción después de que los acadianos lo destruyeran.

El templo consistía en siete pisos y el santuario estaba en la terraza. Se cree que la reconstrucción trató de copiar la famosa Torre de Babel, que ahora está destruida.

El acceso al último piso se hacía a través de interminables y estrechas escaleras que rodeaban las paredes.

El templo fue dedicado al dios Nannar y a la esposa del rey Nabucodonosor, Ningal.

La arquitectura monumental aqueménida tomó formas babilónicas y asirias con la monumentalidad egipcia y el dinamismo griego.

Los primeros palacios de Pasargada, de Ciro el Grande (559 a.C. – 530 a.C.), tenían habitaciones de doble fila de columnas anilladas con capiteles de cabeza de toro, de influencia jónica. Para centralizar el poder, Darío (522 a.C. – 486 a.C.) transformó Susa y Persépolis respectivamente en capitales administrativas y religiosas.

Sus palacios, obras del Renacimiento Oriental, fueron los últimos testigos de la antigua arquitectura oriental.

En cuanto a las tumbas, los monarcas aqueménidas, que no seguían la tradición zoroástrica de exponer sus cadáveres a las aves de rapiña, ordenaron que se excavaran suntuosos monumentos funerarios en las rocas de las montañas sagradas.

Una de las tumbas más conocidas es la de Darío I, en la ladera del monte Hussein-Kuh. Su fachada imita el portal de un palacio y está coronada con el disco del dios Ahura Mazda.

Este fue el modelo seguido más tarde en las necrópolis.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*