ARTE ROMANO



INTRODUCCIÓN AL ARTE ROMANO

El desarrollo del arte romano comenzó en el siglo II a.C., época en la que Roma ya dominaba todo el Mediterráneo y daba pasos firmes sobre el norte de Europa y Asia.

Dos importantes culturas convergieron en el período: la etrusca y la griega.

El primero, presente desde el principio, en el siglo VIII a.C., se caracterizó por un marcado orientalismo, fruto del estrecho contacto comercial que los etruscos tuvieron con otros pueblos de la cuenca del Mediterráneo.

En cuanto a la influencia griega, el proceso de helenización de los romanos se intensificó a partir del siglo IV a.C. y se tradujo en todas las áreas de la cultura: escultura, arquitectura, literatura e incluso religión y lenguaje.

Las esculturas, columnas y objetos de todo tipo fueron traídos de Grecia, o bien se hicieron copias de los originales en los talleres de la ciudad.

El espíritu romano, más práctico y menos lírico, no tardó en ofrecer su propia versión del estilo.

Desde el establecimiento del imperio en el siglo I a.C., el arte ha sido utilizado en Roma como una demostración de grandeza.

No sólo cambió totalmente la imagen de la capital, sino también la del resto de las ciudades del imperio.

Palacios, casas de verano, arcos de triunfo, columnas con estelas conmemorativas, bulevares, acueductos, estatuas, templos, balnearios y teatros fueron erigidos a lo largo y fuera de los vastos y variados dominios del Imperio Romano.

 

ARTE ROMANO
ARTE ROMANO

 

PINTURA ROMANA

La pintura romana siempre ha estado estrechamente ligada a la arquitectura, y su propósito era casi exclusivamente decorativo.

En el siglo II a.C., en la época de la república, las familias patricias, comprometidas a exhibir sus riquezas, difundieron la peculiar costumbre de ordenar imitaciones de la opulenta decoración de los templos y palacios, tanto en la casa donde vivían como en la que pasaban el verano.

Gracias a un exitoso efecto óptico, fueron capaces de simular en las paredes puertas abiertas que daban acceso a habitaciones inexistentes.

Además de los ornamentos de palacio, los temas favoritos elegidos por esta arquitectura ficticia eran casi siempre escenas de la mitología griega, vistas de ciudades o plazas públicas, y bucólicos paisajes típicamente romanos.

Con el tiempo, alrededor de la mitad del imperio, esta costumbre dejó de estar de moda y se puso cada vez menos de moda, hasta que las grandes pinturas murales acabaron reduciendo su tamaño y se convirtieron finalmente en pequeñas imágenes destinadas a obtener efectos decorativos.

Esto era cierto en el campo de la pintura en sí, porque, viviendo con ella en casas ricas y no raros edificios públicos, el mosaico era el otro gran favorito en la decoración interior romana.

Los temas preferidos para la aplicación de esta complicada y meticulosa técnica eran, por un lado, el retrato, que podía ser muy personal o presentar un personaje familiar, y por otro lado, las omnipresentes escenas mitológicas, además de los paisajes rurales o marinos, con su fauna y flora.

 

ESCULTURA ROMANA

Los romanos solían dedicar un especial aprecio a las obras totalmente naturalistas, dinámicas y proporcionadas de la estatuaria griega.




Ante la imposibilidad de transportar las obras más valiosas de Phydias, Policleto o Praxítenes, hicieron arreglos para que sus propios escultores las copiaran.

Esto condujo al surgimiento de importantes escuelas de copistas.

Puede decirse que casi todos ellos alcanzaron pronto un excelente nivel de logros. De esta manera, el arte estatuario del imperio compensó su falta de originalidad.

Encontrando en la escultura la forma ideal de perpetuar la historia y sus protagonistas, bustos, retratos de cuerpo entero y estatuas ecuestres de emperadores y patricios proliferaron en el ámbito de este arte romano, y de esta forma pasaron a la posteridad, prácticamente elevados a la categoría de dioses.

Claudio, por ejemplo, se esculpió a sí mismo con los atributos de Júpiter, y Augusto se retrató a sí mismo con sus galones militares, hundidos en armaduras que dejaban entrever los músculos del Doriforus de Políclo.

La narración de los hechos históricos y la reproducción de las campañas militares tomaron forma en los relieves.

Al principio, los frontispicios de los templos y los arcos de triunfo se utilizaron como soporte. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que estas superficies se convirtieran en un espacio diminuto para contener el volumen de eventos que se suponía que debían transmitir.

Así es como nacieron las columnas conmemorativas, alrededor de las cuales se tallaron las imágenes de las batallas del imperio. La riqueza de detalles fue una de las características de este trabajo.

 

ARQUITECTURA ROMANA

Aunque no hay duda de que las obras arquitectónicas romanas han sido el resultado de la aplicación de las proporciones griegas a la arquitectura de la bóveda etrusca, también es cierto que carecen de un carácter propio, un sello que las distinga.

Para empezar, desde el siglo II a.C., los arquitectos de la antigua Roma tenían a su disposición dos nuevos materiales de construcción.

Uno de ellos, el opus cementicium, una especie de hormigón armado, era un material prácticamente indestructible.

En el otro lado estaba el opus latericium, el azulejo, que permitía una gran versatilidad.

Combinado con el primer material, ofrecía la posibilidad de construir bóvedas de enormes dimensiones y sin embargo muy ligeras.

Los romanos también modificaron el lenguaje arquitectónico que habían recibido de los griegos, ya que añadieron a los estilos heredados (dórico, jónico y corintio) dos nuevas formas de construcción: el estilo toscano y el estilo compuesto.

La evolución de la arquitectura romana se refleja fundamentalmente en dos áreas principales: la de las escuelas públicas y la de las obras privadas.

Las primeras (por ejemplo, templos, basílicas, anfiteatros, arcos de triunfo, columnas conmemorativas, balnearios y edificios administrativos) eran obras que presentaban dimensiones monumentales y casi siempre formaban un conglomerado desordenado en torno al foro -o plaza pública- de las ciudades.

Por otra parte, estos últimos, como los palacios urbanos y los pueblos de verano de la clase patricia, se desarrollaron en regiones privilegiadas de las ciudades y sus alrededores, con una decoración de fausto y distribuidos alrededor de un jardín.

La plebe, en cambio, vivía en construcciones de varios pisos llamados insulae, muy similares a nuestros edificios actuales, con puertas que daban acceso a balcones y terrazas, pero sin divisiones de ambiente en estos recintos.

Sus característicos techos de tejas de arcilla cocida aún subsisten a mediados del siglo XX.

La ingeniería civil merece un párrafo aparte.

Además de construir caminos que conectaban todo el imperio, los romanos construyeron acueductos que llevaban agua limpia a las ciudades y también desarrollaron complejos sistemas de alcantarillado para dar flujo al agua servida y a los desechos de las casas.

El concepto de gran ciudad que tenían los romanos era definitivamente muy similar a lo que existe hoy en día.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*