¿Por qué necesitamos dormir?



El Sueño es ese estado fisiológico por el cual necesariamente todos pasamos a diario pero ¿Por qué necesitamos dormir?.


A pesar de los enormes avances logrados por los especialistas en el funcionamiento del sistema nervioso, aún no se conoce al 100% toso sobre el sueño.

Se sabe que despues de unas 14 ó 16 horas de actividad aparece un cansancio progresivo, una somnolencia, que termina sumiéndonos en el sueño nocturno de unas 8 horas de duración, del cual nos despertamos totalmente reparados para iniciar una nueva jornada de juegos, estudio o trabajos según nuestra edad.

A ciertas edades (y sobre todo cuando se vive en clima cálido) es habitual tener la necesidad también de dormir un rato hacia la mitad de la jornada (siesta).

Sin embargo, el porqué de estos ritmos y los mecanismos de su producción y regularidad, se estudian en los llamados “Laboratorios del Sueño”.

CONCEPTOS DE SUEÑO Y VIGILIA


Antes de proseguir, es necesario aclarar bien el significado y alcance de estos términos.
Entendemos por vigilia el estar despierto y consciente de los actos.
Esto implica dos proposiciones que deben cumplirse:
primero, la activación del sistema nervioso;
segundo, que la actividad nerviosa se canalice por las vías adecuadas.

De no cumplirse alguna de ellas, no se da la vigilia a pesar de la actividad aparente, tal como ocurre en el sonambulismo o en las crisis de epilepsia, entre otros estados.


Las estructuras anatómicas relacionadas con el sueño han sido bastante bien delimitadas por las experiencias de lesiones o de estimulación. Están involucrados la corteza cerebral (sobre todo el área supraorbital de los lóbulos frontales), los núcleos difusos del tálamo, áreas de la protuberancia y, sobre todo, el Sistema Activador Reticular (SAR), que actuaría como d interruptor-activador, igual que una llave de encendido de la luz.




LA TEORIA DEL SUEÑO

Los estudios del Laboratorio del Sueño han permitido comprobar que no se duerme de igual manera toda la noche, sino que existen dos tipos principales de estado:
El primero es el sueño profundo, que dura unos minutos, que descansa, es reparador, sin ensoñación ni pesadillas; durante su desarrollo disminuyen el tono vascular periférico, la presión arterial, el ritmo respiratorio, y el estado metabólico desciende de un 10 % a 30 %. En este estado caemos luego de una vigilia prolongada.

Esto se alterna con el segundo tipo de sueño paradójico, pues durante él, en realidad, hay señales de actividad cerebral persistente, pero encauzada por las vías normales; de allí que el sujeto presente ensoñaciones y pesadillas, irregularidad de los ritmos cardíaco y respiratorio, actividad muscular, siendo característicos el movimiento rápido de los globos oculares que le dan el nombre de sueño REM, derivado de las iniciales de las palabras inglesas “Rapid Eye Movements”.

El sueño es el estado periódico de reposo en el cual se interrumpe el contacto entre la conciencia y el mundo exterior.

Pero el sueño no siempre es igual; el primero es más profundo.
A veces, y por diversas razones, es interrumpido por pesadillas.

Este tipo de sueño, del cual resulta más difícil despertar que del anterior, aparece automáticamente cada 90 minutos por períodos de 5 a 30 minutos, ocupando sólo el 20 % de la noche, y puede presentarse si la persona está muy cansada.

Para explicar todas estas características, algunos científicos opinan que el sueño es un proceso que sobreviene cuando el funcionamiento neuronal está fatigado, su nivel de actividad decae, hasta cortar toda la actividad.

Otros iavestigadores opianan, en cambio, que el sueño es un proceso activo, por el cual los centros de la corteza cerebral envían señales

Los efectos fisiológicos del sueño se pueden detectar a nivel del sistema nervioso y sobre la funciones corporales del individuo.

La vigilia prolongada provoca un progresivo mal funcionamiento de las actividades mentales y de conducta, con aparición de pereza, irritabilidad, falta de atención y tendencia psicótica si se impide el sueño por largo tiempo.


El sueño es un ritmo biológico fundamental que tiene por función primordial la restauración de las funciones nerviosas, la memorización a largo plazo y la recomposición anímica.

Sobre las funciones corporales, la vigíla activa el sistema simpatico o adrenalinico predisponiendo, se eleva la presión arterial y aumenta el ritmo del pulso y la respiración.

Durante el sueño se activa el sistema parasimpático, disminuyendo algo la presión, la frecuencia del corazón y del pulmón y aumentando la actividad del aparato digestivo para mejorar los procesos nutritivos celulares.




Responder al comentario

  Subscribe  
Notify of