El Lazarillo de Tormes y la novela picaresca

 




 



La novela picaresca

La novela picaresca nació en el siglo XVI con El lazarillo de Tormes, de autor anónimo.

Se editó en Burgos en 1554. A fines de este siglo se publicó la Vida del pícaro Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, y en pleno siglo XVII, la Vida del buscón don Pablos, de Quevedo.

En la España de Carlos V, quien andaba escaso de recursos y no quería trabajar tenía dos posibilidades: marcharse a América o vegetar en las grandes ciudades, viviendo de ingenio, astucia y simpatía, engañando a unos, hurtando a otros, sirviendo a los menos y aprovechándose de los más.

El Lazarillo de Tormes de Goya
El Lazarillo de Tormes de Goya

Poco a poco fue siendo conocido con el nombre de pícaro al que tal afán de vivir en perpetua holganza tenía, y su clase fue muy numerosa, hasta el punto de que dio lugar a un género literario: la novela picaresca.

Pero los picaros no fueron siempre los mismos.

Cuando llegó a España la desilusión, y desapareció el mito de América y de las conquistas, el pícaro se tornó amargo, desesperanzado, despreciable y despreciado por la sociedad, y la novela picaresca lo pintó entonces tal cual era, distinto de aquel otro que esperaba siempre una oportunidad de mejorar;

El lazarillo de Tormes, El pícaro Guzmán de Alfarache y la Vida del buscón son las novelas más famosas sobre la picaresca, y cada una de ellas presenta a un pícaro diferente, como diferente era la España en que vivió cada uno de ellos.

Historia de “El lazarillo de Tormes”

Lázaro es el pícaro de la primera novela de este género, aparecida en 1554 con el título de Vida de lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.
No se sabe quién es su autor, pues aunque ha habido quien la ha atribuido a don Diego Hurtado de Mendoza, se ha demostrado que esto es falso, y por tanto la obra sigue siendo anónima.




En ella, Lázaro nos cuenta, en forma autobiográfica, todas las aventuras de su mísera y desventurada vida.
Su padre, que era ladrón, y su madre, ligera de costumbres, lo confían a un ciego, al que abandona por su crueldad.

De amo en amo, a cada cual más avariento, vanidoso y embaucador, Lázaro pasa hambre, recibe palos y no llega a medrar.
Al final consigue el cargo de pregonero, en Toledo, y se casa con la hija de un arcipreste.

El anónimo autor describe por boca de Lázaro el carácter de diversos amos que no son sino tipos que vivían entonces, a los que critica con sana ironía y describe con sobriedad, en un estilo vivo y espontáneo.
Ved, si no, la historia del racimo de uvas, entre el ciego y Lázaro:

Acaesció que llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna …
Acordó hacer un banquete, ansí por no lo poder llevar, como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes.

Sentámonos en un valladar y dijo:

-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad y es que ambos comamos este racimo de uvas y que hayas dél tanta pane como yo.

Partirlo hemos desta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva. Yo haré lo mesmo hasta que lo acabemos y de esta suerte no habrá engaño.
Hecho ansí el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo devía hacer lo mismo.
Como vi que él quebrantaba la postura, no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba delante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía.
Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y meneando la cabeza, dijo:
-Lázaro, engañado me has. Juraré yo a Dios que tú has comido las uvas tres a tres.
-No comí -dije yo- mas ¿por qué sospecháis esto?
Respondió el sagacísimo ciego:
-¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y callabas.

 




Esto que tambien te pueden interesar






Puedes escribir tus opiniones y comentarios con tu cuenta de Facebook o directamente en la parte inferior de la página.





Te ha resultado útil o interesante


Por favor valora
"El Lazarillo de Tormes y la novela picaresca"


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.





Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*