EL ZAGAL Y LAS OVEJAS de Félix María de Samaniego



EL ZAGAL Y LAS OVEJAS de Félix María de Samaniego

 

Apacentando un Joven su ganado,
gritó desde la cima de un collado:
«¡Favor!, que viene el , labradores».
Éstos, abandonando sus labores,
acuden prontamente,
y hallan que es una chanza solamente.
Vuelve a clamar, y temen la desgracia;
segunda vez los burla. ¡Linda gracia!
Pero ¿qué sucedió la vez tercera?
Que vino en la hambrienta .
Entonces el Zagal se desgañita,
y por más que patea, llora y grita,
no se mueve la gente escarmentada,
y el lobo le devora la manada.




¡Cuántas veces resulta de un engaño,
contra el engañador el mayor daño!

 

Añade tus comentarios sobre EL ZAGAL Y LAS OVEJAS de Félix María de Samaniego  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este poema.

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el resumen, análisis y estructura de “EL ZAGAL Y LAS OVEJAS”, figuras literarias que se utilizan en “EL ZAGAL Y LAS OVEJAS”, tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre EL ZAGAL Y LAS OVEJAS de Félix María de Samaniego  y todo lo que desees aportar.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .