La sobreprotección en los niños






Los niños necesitan riesgo, miedo y emoción cuando juegan.

¡Cuidado!, ¡No tan alto!, ¡Para!,… estos gritos se escuchan cientos de veces en cualquier parque infantil de cualquier lugar del mundo.

Los padres y madres, preocupados por la seguridad e integridad de los niños, a menudo sobreprotegen a los niños.

Investigaciones recientes sugieren que el ser excesivamente protector juega en contra de una educación integral para la vida, y que los niños necesitan más oportunidades para jugar al aire libre y correr riesgos.

Niños sobreprotegidos
Niños sobreprotegidos

El juego arriesgado es emocionante y los niños prueban sus límites y coquetean con la incertidumbre.

Suben árboles, construyen fortalezas, vagan por el barrio con amigos o juegan a capturar la bandera.

Las investigaciones demuestran que este tipo de juego está asociado con:

  • Un aumento de la actividad física
  • Habilidades sociales
  • Habilidades de gestión de riesgos
  • Resiliencia
  • Confianza en sí mismo

 

No depende de los padres o expertos decidir qué es un juego arriesgado para un niño en particular. Más bien, a los niños se les debe dar el espacio mental y físico para determinar los niveles de riesgo apropiados para ellos mismos: lo suficiente como para que se sienta estimulados , pero no tan lejos que se vuelva demasiado peligroso.

En cualquier juego muchas cosas que pueden salir mal y es muy dificil evitar que sucedan pero también me preocupa que mantengamos a nuestros hijos sobreprotegidos.

Evitar que nuestros niños exploren la incertidumbre podría tener consecuencias negativas no deseadas para su salud y desarrollo, como el aumento del comportamiento sedentario, ansiedad y fobias.

 

Esperanzas y miedos de los padres.

Muchos padres reconocen la importancia del riesgo en los juegos, pero tienden a sentirse abrumados por la preocupación, por la posibilidad de lesiones, accidentes, secuestros…

Estas preocupaciones hacen que sea difícil para ellos dejar ir y puede resultar en sobre-protección .

 

Más recientemente, se ha notado también una tendencia opuesta: los padres que están preocupados por su hijo es demasiado tímido y no toma riesgos suficientes y quieren saber cómo pueden ayudar a su hijo a tomar más riesgos en juego.

Esto me preocupa tanto como la sobreprotección. Ambos enfoques pueden aumentar el riesgo de lesiones y daños, ya que ignoran las capacidades y preferencias de los niños.

¿Cómo aprenderán los niños acerca de sí mismos y cómo funciona el mundo si un adulto constantemente les dice qué hacer y cómo hacerlo?




Nunca ha habido un momento más seguro para ser un niño en el mundo occidental.

La probabilidad de morir de un accidente jugando es de 0,0059%. Los accidentes automovilísticos y los suicidios son las principales causas de muerte en niños y adolescentes. De hecho, es más probable que los niños necesiten atención médica por lesiones resultantes de deportes organizados que de juegos.

Del mismo modo, la probabilidad de secuestro por un extraño es tan pequeña que las estadísticas no son ni siquiera recolectadas.

En un intento de lograr un equilibrio, los profesionales de la prevención de lesiones se están moviendo a un enfoque que busca mantener a los niños tan seguros como sea necesario, en lugar de lo más seguro posible .

El juego arriesgado es una parte importante de muchas escuelas al aire libre y centros de educación infantil en muchas partes del mundo.

En escuelas y guarderías al aire libre en el Reino Unido, por ejemplo, los niños preescolares y de jardín de infantes construyen tumbas, trepan árboles, usan herramientas y crean fuego bajo una supervisión cuidadosa.

 

Un director en Nueva Zelanda decidió que sus estudiantes no necesitaban reglas.

Se permitió a los estudiantes trepar a los árboles, construir fuertes, montar en bicicleta,… lo que se les ocurrió . Su escuela fue parte de un estudio más amplio que encontró que los estudiantes a quienes se les permitía jugar con riesgo eran más felices y reportaron menos intimidación que los estudiantes en las escuelas que no cambiaron su enfoque.

 

Ver a los niños involucrados en juegos arriesgados nos ayuda a darnos cuenta de que son mucho más capaces de lo que pensamos.

Cuando se les da la oportunidad, incluso los niños muy pequeños muestran habilidades claras para manejar los riesgos y determinar sus propios límites.

Sólo tenemos que abrir los ojos y estar dispuestos a ver lo que está delante de nosotros. Y lo más importante, darles la oportunidad de experimentar por sí mismos.

El potencial de aprendizaje es enorme.

¿Que tienen que hacer los padres para no sobreproteger a los niños?

Tanto establecer límites innecesarios en el juego de un niño como empujarlos demasiado lejos son actitudes nefastas.

Nuestro papel como cuidadores es dar a los niños la libertad de explorar y jugar como ellos elijan mientras los apoyan en el manejo de los peligros reales que representan una amenaza seria y realista a su seguridad.

Esto varía para los diferentes niños dependiendo de su etapa de desarrollo, las competencias y las preferencias personales.

Por ejemplo, el juego donde hay una posibilidad de perderse es común en todas las edades: Un niño de edad preescolar que se esconde en arbustos se siente como un explorador de la selva. Sus padres supervisan mientras le dan la sensación de independencia.

Para los niños mayores, este tipo de juego puede implicar explorar su vecindario con amigos. Los padres pueden ayudar a prepararlos mediante la construcción gradual de las habilidades necesarias para navegar con seguridad el tráfico .

 

 

 




Esto que tambien te pueden interesar



Puedes escribir tus opiniones y comentarios con tu cuenta de Facebook o directamente en la parte inferior de la página.


Valora este contenido para mejorar la calidad.
La sobreprotección en los niños

Nos encanta leer y publicar vuestros comentarios y, de esta forma, ayudar al resto de la comunidad educativa.
Por favor, comparte tu opinión con el resto de usuarios sobre "La sobreprotección en los niños"




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*