MODERNISMO



INTRODUCCIÓN AL MODERNISMO

El modernismo es una corriente artística que surgió en la última década del siglo XIX, como respuesta a las consecuencias de la industrialización, revalorizando el arte y su forma de realización: el manual.

El nombre de este movimiento se debe a la tienda que el alemán Samuel Bing abrió en París en 1895: Art Nouveau.

En el resto de Europa se han difundido diferentes traducciones: Modernismo, en España; Jugendstil, en Alemania; Secesión, en Austria; y Estilo Moderno, en Inglaterra y Escocia.

Con características propias en cada uno de estos países, fueron las primeras exposiciones internacionales organizadas en las capitales europeas que ayudaron a forjar una cierta homogeneidad estilística.

La arquitectura era la disciplina integral a la que estaban subordinadas las demás artes gráficas y figurativas.

El aspecto decorativo de los objetos cotidianos se reafirmó a través de un lenguaje artístico lleno de curvas y arabescos, con una fuerte influencia oriental.

Contrariamente a su intención inicial, el modernismo logró ganarse el apoyo de la alta burguesía, que apoyó con entusiasmo esta nueva estética de materiales exóticos y formas delicadas.

El objetivo de los nuevos diseños se redujo a lo meramente decorativo, y sus temas, como si surgieran de viejas leyendas, no tenían nada en común con las propuestas vanguardistas de principios de siglo.

El modernismo no habría sido posible sin el subsidio de sus ricos mecenas.

Entre los precursores del arte modernista estaba William Morris. Sus dibujos, elaborados con un espíritu artesanal, se oponían a la producción industrial. En las oficinas de la empresa que creó, Morris & Co., se determinaron las elegantes y sinuosas formas típicas del modernismo, así como los nobles materiales utilizados para crear objetos de uso cotidiano.

Su presentación en la exposición de Bruselas de 1892 tuvo un gran impacto y determinó la difusión de este nuevo estilo.

 

Modernismo
Modernismo

 

PINTURA MODERNISTA

La pintura modernista mezcló las delicadas y elegantes formas del gótico con el simbolismo romántico de dos importantes grupos de la Europa del siglo XIX: los prerrafaelistas ingleses Millais, Rossetti, Hunt y Brown y los nazarenos alemanes Overbeck, Pforr y Cornelius.

El resultado fue una pintura de sorprendente erotismo y naturalidad. La idealización de la mujer se manifestó en figuras mitad ninfas y mitad ángeles; cuerpos etéreos y piel translúcida.

La naturaleza asumió la forma de bosques acuáticos, con plantas de ramas onduladas y largas, imitadas con arabescos dorados y frisos decorativos.

Entre los representantes más significativos del movimiento art nouveau estaba Gustav Klimt, cuyo trabajo produjo inicialmente gran entusiasmo en las exposiciones de la secesión austriaca.

Sin embargo, su atrevido erotismo pronto se convirtió en el paradigma indiscutible de la pintura modernista.

También hay que mencionar al alemán Frans von Stuck, que se acerca a la estética klimtiana, aunque con temas rescatados de los lienzos del inglés Alma- Tadema, otro importante precursor de la pintura modernista. Sus obras han retomado los temas del antiguo clasicismo, con una nueva expresividad, al borde del romanticismo.




En el resto de Europa encontramos a los españoles Casella, Rusiñol y Casa, aunque su obra refleja un fuerte espíritu anti-academicista hacia el impresionismo parisino.

 

ESCULTURA MODERNISTA

La escultura modernista permaneció estrechamente ligada a la arquitectura y tenía, sobre todo, una función decorativa.

La creación tridimensional estaba representada, incluso mejor que la escultura, por objetos de uso cotidiano, producidos con materiales nobles, con un diseño que los elevaba a la categoría de obras de arte.

El modernismo implicó una revalorización del artesano y, en consecuencia, de los productos artesanales frente a los industrializados.

Se formaron talleres de artesanos, como Arts & Crafts en Londres, donde se fabricaban muebles caros y raros, o la Escuela de Nancy, donde se producían los muebles del diseñador Gallé y la ya prestigiosa cristalería y joyería de René Lalique.

En Viena destacaron las creaciones de cuencos de oro y plata de Wiener Werkstätte, de Hoffmann, y en España la refinada joyería de la Masriera. En América, los diseños de cristal del Comfort Tiffany tuvieron éxito.

Otra de las grandes creaciones de la corriente modernista fue el arte gráfico publicitario, que comenzó con los carteles. Colorido y artístico, cubrieron las murallas de la ciudad, tratando de convencer a los ciudadanos de la calidad de ciertos productos o de la grandeza de ciertos espectáculos – desde exhibiciones hasta representaciones teatrales y circenses.

El primer gran artista que se dedicó al diseño de carteles fue Toulouse-Lautrec, seguido por los más importantes pintores de la época.

Muy pronto se crearían oficinas de publicidad, similares a las actuales agencias. Se utilizó un diseño gráfico simple pero elegante, que era atractivo de acuerdo con los estándares estéticos de la época.

El cartel modernista tenía ciertas similitudes con las pinturas de Klimt o la ornamentación arquitectónica de Gaudí. Entre los carteles más importantes, Casas, en España, Von Stuck, en Alemania, Auchentaler, en Viena, y Mucha, en Francia.

 

ARQUITECTURA MODERNISTA

La arquitectura modernista se caracteriza por la estricta coherencia entre las formas sinuosas de las fachadas y la decoración ondulante de los interiores. Se adoptó la llamada construcción honesta, que permitía vislumbrar vigas y estructuras de hierro combinadas con cristal.

Dentro de la arquitectura modernista había dos tendencias: las formas sinuosas y orgánicas, por un lado, y las geométricas y abstractas, precursoras de la futura arquitectura racionalista, por el otro.

En Barcelona, el arquitecto Gaudí revolucionó la arquitectura con una obra totalmente simbolista y natural, constituyendo en sí mismo un estilo.

En Francia y Bélgica, los elegantes edificios de hierro, cristal y mosaicos de Guimard y Horta crearon espacios de irresistible fuerza lúdica, aunque más prosaicos que los catalanes.

Los americanos, por su parte, inauguraron el siglo XX con los primeros rascacielos del arquitecto Sullivan y su discípulo Frank Lloyd Wright.

Viena representaba casi exclusivamente la corriente más racionalista del modernismo.

Los arquitectos Wagner y Olbrich sacaron sus formas del riguroso gótico inglés y del innovador y visionario arquitecto escocés Mackintosh.

De esta manera, lograron una construcción volumétrica, con formas rectangulares, con una ornamentación bien dosificada, aunque sin llegar al extremo de sus contemporáneos Loos, que consideraban la decoración como una aberración arquitectónica.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*