¿Cómo muere una estrella?



Durante su vida adulta, las estrellas producen luz y calor mediante procesos de fusión termonuclear que ocurren en su interior.
Es tan grande la masa de una y tan eficiente el proceso nuclear, que la producción de energía puede ser mantenida por muchísimo tiempo.

En el caso del Sol, nos quedan todavía alrededor de 4500 millones de años antes de que el marcador llegue a cero.

Pero en otras partes del podemos observar estrellas que se formaron antes que el Sol y que se encuentran sufriendo ya las convulsiones de la muerte estelar.

No es el mismo tipo de muerte el que espera a todas las estrellas.
Su destino lo determinará que sean ligeras o pesadas.

Son ligeras las estrellas cuya masa es menor a seis veces la del Sol; es decir, que nuestro Sol está dentro de la categoría de las estrellas ligeras.

Las estrellas ligeras, después de una larga etapa de madurez en la secuencia principal, aumentan su tamaño hasta alcanzar un diámetro cientos de veces mayor al que tenían durante su vida estable.
Cuando una estrella está en esta etapa se le llama, apropiadamente, una gigante roja.
Los astrónomos han catalogado y estudiado a un gran número de estas estrellas.

Cuando el Sol crezca hasta convertirse en una gigante roja, englobará a la Tierra, quemando y destruyendo a la vida que entonces pueda haber.
Después de este periodo como gigante roja, comenzará el Sol a sufrir una etapa de encogimiento volviendo a pasar por el diámetro que ahora tiene y seguirá reduciéndose hasta alcanzar un diámetro similar al de la Tierra. A las estrellas en esta etapa terminal se les conoce como enanas blancas y, de nuevo, son muchísimas las que se conocen y estudian con gran detalle. Agotado su combustible nuclear, la estrella comienza un lento pero inexorable proceso de enfriamiento. Igualmente, su luz se va extinguiendo poco a poco. Así, a la Tierra le espera primero la calcinación y luego el congelamiento.

A las estrellas con masa mayor a seis veces la del Sol, que hemos llamado pesadas, les espera un destino aún más espectacular y cataclísmico.
Una vez agotado el combustible nuclear, la estrella se encuentra repentinamente sin presión interna que detenga a la atracción gravitacional.
La estrella se colapsa rápida y violentamente.
Esto crea en su interior presiones elevadísimas, fusionando a los protones y electrones para crear neutrones y liberando energía en gran cantidad.
Las capas exteriores de la estrella absorben esta energía y salen disparadas hacia afuera, mientras el núcleo continúa su colapso.
Las capas exteriores se expanden a grandes velocidades formando bellas nebulosidades que son testigos mudos de la violenta explosión, fenómeno que se conoce como supernova.

Las estrellas masivas acaban su vida en una explosión cataclísmica llamada supernova.
Mientras el núcleo de la estrella se comprime a densidades enormes, las capas exteriores son expulsadas violentamente.

Durante los primeros meses que siguen a la explosión, la supernova alcanza el brillo de mil millones de soles.
Esta explosión fue observada y registrada por los astrónomos chinos.
En el centro de la nube se halla un pulsar que ha sido estudiado detalladamente. El pulsar es una estrella de neutrones que emite pulsos de radio.

Si la estrella tenía una masa entre seis y treinta veces la masa del Sol, el núcleo en colapso logra estabilizarse. Éste está formado exclusivamente de neutrones, y de ahí su nombre, estrella de neutrones.


¿Se observan en el cielo este tipo de estrellas?
Con un telescopio que capte luz visible no se les puede detectar porque son pequeñísimas, como de unos 10 kilómetros de radio, y emiten muy poca luz visible.
Sin embargo, poseen en su superficie regiones que emiten intensas ondas de radio que sí pueden ser estudiadas.
Como las estrellas de neutrones rotan velozmente, actúan como un faro cósmico. Cada vez que dan una vuelta, la región que emite ondas de radio apunta hacia la Tierra.




Las estrellas de neutrones rotan velozmente y tienen en su superficie regiones que emiten copiosas ondas de radio.
Cada vez que la región emisora pasa , se detecta un pulso, como si se tratara de un faro.

Este tipo de emisión de radio en pulsos fue detectado por vez primera en 1967 por los radioastrónomos británicos Jocelyn Beil y Antony Hewish.
O sea que las estrellas de neutrones y los pulsares son el mismo . En la actualidad se conocen varios cientos de pulsares (estrellas de neutrones).

Aun cuando las enanas blancas y las estrellas de neutrones son objetos fantásticos, no cabe la menor duda de su existencia. Sus características son casi increíbles. Las estrellas de neutrones son densísimas; el contenido de una cuchara de la materia que forma una estrella de neutrones pesa más que cien millones de elefantes; sin embargo cientos de ellas son estudiadas a diario por los astrónomos.

El tercer posible estado terminal de una estrella presenta características aún más desconcertantes.
i la estrella tenía originalmente más de treinta veces la masa del Sol, su núcleo continúa colapsándose más allá de la etapa de estrella de neutrones hasta formar un agujero negro.

Las tres muertes posibles para una estrella.

De acuerdo con su masa original, las estrellas acaban su vida de manera distinta.
Las etapas terminales de enana blanca y estrella de neutrones han sido corroboradas mediante la observación.
Sin embargo, la existencia de los agujeros negros es aún discutida.

A diferencia de las enanas blancas y las estrellas de neutrones, que son observadas y estudiadas rutinariamente, no existe aún prueba definitiva de que los agujeros negros existen.
¿Por qué? El agujero negro que la teoría predice que se debe formar a consecuencia del colapso de una estrella, tendría un radio de sólo unos kilómetros. La fuerza de gravedad en un agujero negro es tan grande que ni la luz alcanza a salir de él, ya no digamos un cuerpo material.

Como el astrónomo estudia a los objetos cósmicos de acuerdo con la radiación que emiten, parecería que un agujero negro estaría condenado a permanecer por siempre indetectado.
Sin embargo, existen procedimientos para descubrir de manera indirecta a un agujero negro.

A diferencia del Sol, que es una estrella solitaria, muchas estrellas coexisten en pareja.
Supongamos que una de las estrellas de la pareja evoluciona hasta convertirse en un agujero negro.
Si bien un agujero negro no emite luz de ningún tipo, sí continúa ejerciendo atracción gravitacional sobre sus contornos. Como antes de que una de ellas se convirtiera en agujero negro, las dos estrellas continuarán orbitando una alrededor de la otra como dos danzantes que valsean.

Pero ahora es sólo una estrella la que valsea con una pareja invisible, el agujero negro. Se ha observado ya varias estrellas que giran alrededor de un compañero invisible. El prototipo es la estrella HDE 226868, asociada a una fuente de rayos X llamada Cisne X. Si la estrella está cercana al agujero negro, éste le arrebatará gas de sus capas exteriores, y la atraerá hacia sí, tragándola hacia su interior. En el paso de la estrella al agujero negro, el gas es calentado a grandes temperaturas, emitiendo intensamente rayos X. Esto es precisamente lo que se observa en Cisne X.

Para detectar los rayos X, que no penetran la atmósfera terrestre, fue necesario satélites astronómicos en órbita por arriba del manto protector de nuestra atmósfera que no permite que los destructores rayos X alcancen la superficie terrestre.

Sin embargo, aún no se acepta que Cisne X es un agujero negro, porque también la presencia de una estrella de neutrones “obesa” podría explicar las observaciones hechas.

La masa del compañero de Cisne X es de más de ocho veces la masa del Sol, mientras que se supone que las estrellas de neutrones no pueden exceder de cuatro masas solares.
Esta situación favorece la teoría de que Cisne X sea un agujero negro, pero los astrónomos son personas muy escépticas y quieren pruebas contundentes y muy claras.
, se ha sugerido que en el núcleo de algunas galaxias, entre ellas la nuestra, un agujero negro con masa formidable, millones de masas solares y aún más. Estos agujeros negros supermasivos pudieron haberse formado junto con el resto de la galaxia hace alrededor de diez mil millones de años.
Quizás el estudio de este tipo de objetos en el núcleo de las galaxias dé la evidencia sólida e indiscutible que los astrónomos más incrédulos reclaman.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: .