¿Cómo saltar en paracaídas?

 




 



El paracaídas es un aparato que asegura una velocidad lenta decaída, utilizado por los aviadores que se encuentran en apuros, pero también permite la práctica de un deporte apasionante, que exige voluntad, valentía y adquisición de técnicas especiales para efectuar las diversas pruebas, como saltos simples o de apertura retardada, salto con caída sobre un blanco, salto en grupos, etcétera

paracaidistas
¿Cómo saltar en paracaídas?

una de las primeras técnicas que aprenden los aviadores de todos los ejércitos del mundo es la del paraca y. Una vez han vencido la aprensión, el paracaidista desea perfeccionar sus saltos y ampliar el campo de sus posibilidades. Para lograr estos objetivos, los primeros saltos efectúan desde una plataforma de una torre coronada por una grúa, cuyo cable atenuar la caída del saltador, el cual aprende a tomar tierra sin hacerse daño mediante una especie de voltereta que amortigua el golpe.




A continuación ha de realizarse el primer salto. El candidato suele estar provisto de dos paracaídas: uno dorsal, y el otro, ventral, que utilizaría si el funcionamiento del primero fuera defectuoso. Los paracaídas son plegados con mucho cuidado y según un método determinado; esta labor suele realizar la que lo ha de usar, pues así incrementa su confianza en el instrumento. A la hora de saltar, cuando se abre la trampilla o la puerta del avión, el paracaidista une a un cable del aparato el mando de apertura automática de su paracaídas y, a continuación, se lanza al vacío. El sustentador se abre y sus correas, unidas a los bordes de la tela, sostienen el arnés que mantiene el paracaidista. El hombre, que cae a 50 m/s en caída libre, cuando se abre el paracaídas descienda sólo 6 m/s; sin embargo, se producen dos choques muy bruscos: uno, cuando sobre paracaídas, y el otro, cuando se toma tierra.




Esto que tambien te pueden interesar








Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*