A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA de Bartolomé Leonardo de Argensola



A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA de Bartolomé Leonardo de Argensola

 

Yo os quiero confesar, don Juan, primero,
que aquel blanco y color de doña Elvira
no tiene de más, si bien se mira,
que el haberle costado su dinero.

Pero tras eso confesaros quiero
que es tanta la beldad de su ,
que en vano a competir con ella aspira
belleza igual de rostro verdadero.

Mas ¿qué mucho que yo perdido ande
por un engaño tal, pues que sabemos
que engaña así Naturaleza?

Porque ese cielo azul que todos vemos,
ni es cielo ni es azul. ¡Lástima grande
que no sea tanta belleza!




 

Añade tus comentarios sobre A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA de Bartolomé Leonardo de Argensola  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este poema.

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el resumen, análisis y estructura de “A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA”, figuras literarias que se utilizan en “A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA”, tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre A UNA MUJER QUE SE AFEITABA Y ESTABA HERMOSA de Bartolomé Leonardo de Argensola  y todo lo que desees .











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .