Perlas negras XXXIII de Amado Nervo



Perlas negras XXXIII de Amado Nervo

 

Amiga, mi larario está vacío:
desde qu’el fuego del hogar no arde,
nuestros dioses huyeron ante el frío;
preside en sus tronos el hastío
las nupcias del silencio y de la tarde.
El tiempo destructor no en vano ;
los aleros del patio están en ruinas;
ya no forman allí su leve casa,
con paredes convexas de argamasa
y tapiz del plumón, las golondrinas.
¡Qué silencio el del piano! Su gemido
ya no vibra en los ámbitos desiertos;
los nocturnos y scherzos han huido…
¡Pobre jaula sin aves! ¡Pobre nido!
¡Misterioso ataúd de trinos muertos!
¡Ah, si vieras tu huerto! Ya no hay rosas,
ni lirios, ni libélulas de seda,
ni cocuyos de luz, ni mariposas…
Tiemblan las ramas del rosal, medrosas;
el viento sopla, la hojarasca rueda.
Amiga, tu mansión está desierta;
el musgo verdinegro que decora
los dinteles ruinosos de la ,
parece una inscripción que dice: ¡Muerta!
El cierzo pasa, suspirando: ¡Llora!




 

Añade tus comentarios sobre Perlas negras XXXIII de Amado Nervo  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este poema.

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el , análisis y estructura de “Perlas negras XXXIII”, figuras literarias que se utilizan en “Perlas negras XXXIII”, tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre Perlas negras XXXIII de Amado Nervo  y todo lo que desees aportar.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .