Diferencias entre virus y bacterias



LOS MICROORGANISMOS comprenden los virus y los organismos unicelulares, como las bacterias, las cianobacterias y los protistas.

Los virus están en la frontera entre los seres vivos y la materia inerte.

No son auténticas células, sino simplemente material genético envuelto por una capa de proteína.

Las bacterias son auténticas células pero carecen de núcleo y de muchas de las estructuras que se hallan en el citoplasma de las células vegetales y animales.

Los protistas son los microorganismos más complejos. Algunos, como la euglena, poseen células sensitivas que pueden detectar la . VirusEste virus es el responsable de la gripe.

Otros virus causan la varicela y los resfriados.

Estas son algunas de las diferencias entre virus y bacterias.

LAS BACTERIAS

LAS BACTERIAS son organismos unicelulares que carecen de núcleo y de muchas otras estructuras que se hallan en los vegetales y los animales.

Las bacterias se clasifican en arqueobacterias y eubacterias en función de la forma en que obtienen su alimento, o de los materiales que utilizan para formar su pared celular.

Reciclan los organismos muertos descomponiéndolos para que sus nutrientes puedan ser reutilizados. Algunas bacterias causan enfermedades, como el cólera y el tétanos.

virus y bacterias
virus y bacterias

 

Otras pueden ser útiles, como las que se emplean para fabricar queso. BacteriasLas bacterias a veces se clasifican según su forma: los bacilos tienen forma de varilla, los espirilos son helicoidales y los cocos son redondos.

Este bacilo se encuentra en la hierba.

 

LOS VIRUS

Los virus son partículas muy pequeñas, muchas de las cuales sólo pueden verse utilizando un microscopio electrónico. Son el agente causante de numerosas enfermedades en plantas y animales. Los virus difieren del resto de microorganismos en su composición química y en su forma de replicación.

Estructura de los virus

Los virus se componen de dos partes: un fragmento de ácido nucleico (ADN o ARN) y una cubierta de proteína denominada cápside que contiene glucoproteínas o lípidos. El ácido nucleico y la cápside que lo engloba reciben el nombre conjunto de nucleocápside. La nucleocápside de la mayoría de virus es o bien de forma tubular, con el ácido nucleico rodeado de subunidades de proteína dispuestas helicoidalmente, o bien isométrica, con el ácido nucleico rodeado por subunidades de proteína dispuestas formando un caparazón icosaédrico.

Tamaño de los virus

Se sabe desde hace años que los virus son más pequeños que el resto de organismos. En 1892, Ivanovski demostró que la savia filtrada de una planta de tabaco infectada podía transmitir un tipo de enfermedad de las plantas llamada enfermedad del mosaico del tabaco. En 1898, Friedrich Loeffler demostró que el agente infeccioso que causa la enfermedad de la glosopeda (que afecta la boca y los pies del ganado) podía atravesar un filtro tan pequeño que impedía el paso de bacterias. Esto llevó al establecimiento del término virus filtrable, que fue de uso corriente durante muchos años.




No fue hasta la introducción de los microscopios electrónicos que la forma y el tamaño de los virus pudo ser estudiado y medido con exactitud. Actualmente sabemos que el tamaño de los virus va de los picornavirus, que miden 20 nanómetros (nm) de diámetro hasta los de la viruela, que llegan a medir hasta 300 nm de longitud.

Replicación de los virus

A diferencia de las bacterias, los virus no pueden crecer fuera de los organismos vivos y necesitan células vivas para sobrevivir y replicarse. Por consiguiente, se les puede considerar parásitos –deben contar enteramente con sus huéspedes para obtener la energía y los materiales que necesitan para la síntesis de las proteínas. El fragmento de ácido nucleico del interior de cada virus contiene todos los genes necesarios para el control de la replicación y la fabricación de nuevos virus.

Enfermedades provocadas por virus

Los virus pueden causar muchas enfermedades en los seres humanos, como la gripe, el sarampión, la polio, el sida y la fiebre amarilla. En los animales, los virus causan las enfermedades de la glosopeda y la rabia, y en las plantas provocan las enfermedades del enano y el virus del mosaico del tabaco. Los virus no pueden causar enfermedad hasta que no se hallan en el interior de las células susceptibles de ser infectadas.

Cómo se la infección

La capacidad infecciosa de los virus puede destruirse mediante determinados agentes físicos y químicos. La mayoría de virus son fácilmente destruidos por el , pero generalmente siguen siendo infecciosos aun cuando se los mantiene a temperaturas muy bajas (-70∘C). La mayoría de antisépticos son poco efectivos y los antibióticos no tienen efecto alguno en las infecciones virales. En cambio, una radiación ionizante, como los rayos X y una radiación no ionizante, como los rayos ultravioleta, destruyen su capacidad infecciosa.

El origen de los virus

El origen evolutivo de los virus ha sido un tema muy debatido. Según una hipótesis, los virus son parásitos que muestran una extrema capacidad de adaptación a distintos modos de vida. Los que proponen esta hipótesis señalan que muchos parásitos internos han perdido estructuras que son innecesarias para su modo de vida. Por consiguiente, no inconcebible pensar que los virus puedan haber perdido todas las estructuras asociadas con las células de vida independiente, excepto la información genética.

La segunda hipótesis sostiene que los virus son los descendientes de los organismos primitivos, que fueron los precursores de los organismos celulares.

Cuando las células estaban evolucionando sobre la Tierra, algunos de los organismos precursores sobrevivieron convirtiéndose en parásitos de las nuevas células evolucionadas. Estos parásitos eran los ancestros de los virus.

La tercera teoría, y la más probable, sugiere que los virus son fragmentos de material genético de organismos celulares. Según esta teoría, muchos virus probablemente evolucionaron a partir de un fragmento de ADN de su huésped.

Esta predicción viene corroborada por estudios que demuestran que los virus y sus huéspedes contienen secuencias de ADN similares.

 

LOS PROTISTA

LOS PROTISTAS son organismos unicelulares, que no son ni vegetales, ni animales, ni hongos. Sus células tienen un núcleo y orgánulos como las mitocondrias.

Viven en agua dulce, en el mar y otros hábitats húmedos. Tienen modos de vida diversos. Algunos fabrican su propio alimento mediante la fotosíntesis, porque contienen clorofila. Otros, como las amebas, se alimentan de otros microorganismos o de materia orgánica en descomposición.

Algunos protistas son parásitos perjudiciales y pueden provocar enfermedades, como el Plasmodium, causante de la malaria. Protista fotosintético Euglena vive en las charcas o en el barro, fabrica su alimento mediante fotosíntesis y posee un estigma ocular sensible a la luz. Se mueve impulsándose con un flagelo.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .