KARL MARX: Citas y frases célebres



Recopilación de citas y frases célebres de KARL MARX

La religión es el opio de los pueblos.

KARL MARX

La violencia es la partera de la sociedad en génesis.

KARL MARX

La industria moderna ha transformado el pequeño taller del maestro patriarcal en la gran fábrica del burgués capitalista. Masas de obreros, amontonados en la fábrica, están organizados militarmente. Son como simples soldados de la industria, colocados bajo la vigilancia de una jerarquía completa de oficiales y suboficiales. No son solamente esclavos de la clase burguesa, del Estado burgués, sino diariamente, a todas horas, esclavos de la máquina, del contramaestre y, sobre todo, del mismo dueño de la fábrica. Cuanto mas claramente proclama este despotismo la ganancia como fin único, mas mezquino, odioso y exasperante resulta

KARL MARX

Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo orden social tradicional. ¡Que las clases directoras tiemblen ante la idea de una revolución comunista! Los proletarios no pueden perder mas que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar

KARL MARX

Las formas económicas en que los hombres producen, consumen, intercambian, son transitorias e históricas. Al conquistarse nuevas fuerzas productivas, los hombres cambian su método de producción todas las relaciones económicas, las que son meramente condiciones necesarias de este método particular de producción

KARL MARX

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas

KARL MARX

La existencia del Estado y de la esclavitud son inseparables.

KARL MARX

La expresión religiosa del hecho de que en el mundo del comercio y de la competencia, el éxito o la bancarrota no dependen de la actividad o del arte de algunas personas, sino de circunstancias que no dependen de ellas. Lo que determina no es la voluntad o la acción de una persona cualquiera, sino la benignidad de fuerzas económicas poderosas pero desconocidas

KARL MARX

Los hombres no pueden ver a su alrededor más que su rostro; todo les habla de sí mismos. Hasta su paisaje está animado

KARL MARX

La miseria religiosa es, al mismo tiempo, expresión de la miseria real y protesta contra esa miseria real, es el suspiro de la criatura abrumada, el alma de un mundo sin alma. Es el opio del pueblo

KARL MARX

En el capitalismo no hay nada particular fuera de lo general

KARL MARX

La clave de la verdadera libertad (…) radica en la red ‘apolítica’ de relaciones personales, del mercado a la familia. Es ilusorio creer que podemos cambiar las cosas de manera eficaz ‘ampliando’ la democracia. Los cambios radicales deben hacerse fuera del ámbito de los derechos legales.

KARL MARX

Lo que mediante el dinero es para mi, lo que puedo pagar, es decir, lo que el dinero puede comprar, eso soy yo, el poseedor del dinero mismo. Mi fuerza es tan grande como lo sea la fuerza del dinero. Las cualidades del dinero son mis —de su poseedor— cualidades y fuerzas esenciales. Lo que soy y lo que puedo no están determinados en modo alguno por mi individualidad. Soy feo, pero puedo comprarme la mujer más bella. Luego no soy feo, pues el efecto de la fealdad, su fuerza ahuyentadora, es aniquilada por el dinero. Según mi individualidad soy tullido, pero el dinero me procura veinticuatro pies, luego no soy tullido; soy un hombre malo y sin honor, sin conciencia y sin ingenio, pero se honra al dinero, luego también a su poseedor. El dinero es el bien supremo, luego es bueno su poseedor; el dinero me evita, además, la molestia de ser deshonesto, luego se presume que soy honesto; soy estúpido, pero el dinero es el verdadero espíritu de todas las cosas, ¿cómo podría carecer de ingenio su poseedor? El puede, por lo demás, comprarse gentes ingeniosas, ¿y no es quien tiene poder sobre las personas inteligentes más talentoso que el talentoso? ¿Es que no poseo yo, que mediante el dinero puedo todo lo que el corazón humano ansia, todos los poderes humanos? ¿Acaso no transforma mi dinero todas mis carencias en su contrario?.

KARL MARX (1844)

Si el dinero es el vínculo que me liga a la vida humana, que liga a la sociedad, que me liga con la naturaleza y con el hombre, ¿no es el dinero el vínculo de todos los vínculos? ¿No puede él atar y desatar todas las ataduras? ¿No es también por esto el medio general de separación? Es la verdadera moneda divisoria, así como el verdadero medio de unión, la fuerza galvanoquímica de la sociedad.




KARL MARX (1844)

El obrero se ha convertido en una mercancía y para él es una suerte poder llegar hasta el comprador. La demanda de la que depende la vida del obrero, depende a su vez del humor de los ricos y capitalistas. Si la oferta supera a la demanda entonces una de las partes constitutivas del precio, beneficio, renta de la tierra o salario, es pagada por debajo del precio; una parte de estas prestaciones se sustrae, pues, a este empleo y el precio del mercado gravita hacia el precio natural como su centro.

KARL MARX (1844)

El obrero no tiene necesariamente que ganar con la ganancia del capitalista, pero necesariamente pierde con él. Así el obrero no gana cuando el capitalista mantiene el precio del mercado por encima del natural por obra de secretos industriales o comerciales, del monopolio o del favorable emplazamiento de su terreno.

KARL MARX (1844)

El alza de salarios despierta en el obrero el ansia de enriquecimiento propia del capitalista que él, sin embargo, sólo mediante el sacrificio de su cuerpo y de su espíritu puede saciar.

KARL MARX (1844)

El obrero sufre más que nunca en su estado de declinación social. Tiene que agradecer la dureza específica de su opresión a su situación de obrero, pero la opresión en general a la situación de la sociedad. Pero en el estado ascendente de la sociedad, la y el empobrecimiento del obrero son producto de su trabajo y de la riqueza por él producida. La miseria brota, pues, de la esencia del trabajo actual.

KARL MARX (1844)

Se comprende fácilmente que en la Economía Política el proletario es decir, aquel que, desprovisto de capital y de rentas de la tierra, vive sólo de su trabajo, de un trabajo unilateral y abstracto, es considerado únicamente como obrero. Por esto puede la Economía la tesis de que aquél, como un caballo cualquiera, debe ganar lo suficiente para poder trabajar. No lo considera en sus momentos de descanso como hombre, sino que deja este cuidado a la justicia, a los médicos, a la religión, a los cuadros estadísticos, a la policía y al alguacil de pobres.

KARL MARX (1844)

El trabajo se presenta en la Economía Política únicamente bajo el aspecto de actividad lucrativa.

KARL MARX (1844)

El trabajo es la vida y si la vida no puede ser cambiada día tras día por alimentos, sufre y se muere rápidamente. Para que la vida de un hombre sea una mercancía hay que permitir, por lo tanto la esclavitud.

KARL MARX (1844)

Estos intereses (a saber económicos), si son abandonados completamente a sí mismos, deben necesariamente entrar en conflicto; no tienen sobre ellos otro juez que la guerra, y las decisiones de la guerra dan a unos la derrota y la muerte, a otros la victoria… En el conflicto de las fuerzas contrapuestas la ciencia busca el orden y el equilibrio: la guerra perpetua es, según su juicio, el único medio para la paz; esta guerra se llama ‘la competencia’.

KARL MARX (1844)

Para ser conducida con éxito, la guerra industrial exige a ejércitos numerosos que pueda acumular en un mismo punto y diezmar generosamente. Y ni por devoción ni por obligación soportan los soldados de este ejército las fatigas que se les impone; sólo por escapar a la dura necesidad del hambre. No tienen ni fidelidad ni gratitud para con sus jefes; éstos no están unidos con sus subordinados por ningún sentimiento de benevolencia; no los conocen como hombres, sino instrumentos de la producción que deben aportar lo más posible y costar lo menos posible. Estas masas de obreros, cada vez más apremiadas, ni siquiera tienen la tranquilidad de estar siempre empleadas; la industria que las ha convocado sólo las hace vivir cuando las necesita, y tan pronto como puede pasarse sin ellas las abandona sin el menor remordimiento; y los trabajadores… están obligados a ofrecer su persona y su fuerza por el precio que quiera concedérseles. Cuanto más largo, penoso y desagradable sea el trabajo que se les asigna tanto menos se les paga; se ven algunos que con un trabajo de dieciséis horas diarias de continua fatiga apenas pueden comprar el derecho de no morir.

KARL MARX (1844)

Cuanto menos eres, cuanto menos exteriorizas tu vida, tanto más tienes, tanto mayor es tu vida enajenada y tanto más almacenas de tu esencia… Todo lo que el economista te quita en vida y en humanidad te lo restituyen en dinero y riqueza, y todo lo que no puedes lo puede tu dinero.

KARL MARX (1844)

¿Como es que las ideas dominantes en una sociedad sean las de la clase dominante

KARL MARX (1846)

“Los propietarios del capital estimularán a la clase trabajadora para que compre más y más bienes, casas, tecnología cara, empujándoles a contraer deudas más y más caras, hasta que la deuda se haga insoportable. La deuda impagada llevará a la bancarrota de los bancos, los cuales tendrán que ser nacionalizados

KARL MARX (1867)











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: .