DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA de Luis de Góngora



DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA de Luis de Góngora

 

Oh tú, cualquiera que entras, peregrino,
Si mudo admiras, admirado para
En esta bien por sus cristales clara,
Y clara más por su pincel divino,

Tebaida celestial, sacro Aventino,
Donde hoy te ofrece con grandeza rara
El cardenal de Guevara
Freno al deseo, término al camino.

Del yermo ves aquí los ciudadanos,
Del galeón de Pedro los pilotos;
El arca allí, donde hasta el día postrero

Sus vestidos conservan, aunque rotos,
Algunos celestiales cortesanos.
Guarnécelos de flores, forastero.




 

Añade tus comentarios sobre DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA de Luis de Góngora  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este poema.

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el resumen, análisis y estructura de «DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA», figuras literarias que se utilizan en «DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA», tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA de Luis de Góngora  y todo lo que desees aportar.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .