ARTE CUBISTA



INTRODUCCIÓN AL ARTE CUBISTA

El cubismo, una de las primeras corrientes artísticas de la llamada vanguardia histórica del siglo XX, se manifestó en Francia entre los años 1908 y 1910.

Los pintores y escultores de este movimiento afirmaban que en la naturaleza es posible reducir todas las cosas a formas geométricas perfectas a través de las cuales pueden ser representadas.

Esta síntesis de la realidad es el resultado de una búsqueda de los elementos más fundamentales y primarios de las artes plásticas, de sus propias raíces.

De hecho, una de las principales características del cubismo es la revalorización de las formas geométricas – triángulos, rectángulos y cubos, además, por supuesto, de la proposición de la pintura y la escultura como formas de expresión.

En cuanto al nombre dado a este nuevo movimiento, no vino de los propios artistas, sino de los críticos de arte de la época, totalmente desconcertados ante este nuevo camino de expresión artística.

Cuando visitaron las primeras exposiciones y convencidos de que se trataba de un arte experimental que nunca entenderían, empezaron a referirse a obras denominadas cubos o rarezas cúbicas.

Esta nueva corriente fue representada por dos grandes pintores y escultores: Pablo Picasso y Georges Braque, aunque se puede decir que fue el primero, con su obra Las damas de Aviñón, que inició el propio cubismo.

CUBISMO - Retrato de Ambroise Vollard de Picasso
CUBISMO – Retrato de Ambroise Vollard de Picasso

PINTURA CUBISTA

En los primeros años del cubismo, la pintura se caracterizó por la reducción a formas geométricas rígidas de todo lo que podía ser representado. Todo lo demás se dejó de , a favor de la revalorización de estas formas.

Así es como se pintaron las casas sin puertas ni ventanas y las personas con una mano o un solo ojo. Los colores utilizados eran ocres, marrones y verdes ascéticos, con la función principal de remodelar las formas.




Los cubistas también volvieron a poner en sus lienzos temas como la perspectiva y la luz. Pero nada estaba tan alejado de las teorías del renacimiento.

Sus obras demuestran que los artistas rechazaron deliberadamente la creación de un punto matemático desde el cual el observador pudiera contemplarlas. Las figuras se superponen y se proyectan una sobre otra. Ninguna de las dos luces tiene una fuente definida y cambia constantemente de dirección.

El volumen ha estado dando importancia a la plasticidad.

Las figuras se han vuelto planas y tensas. Los colores se han perdido en las transparencias, llegando casi a la monocromía, y ya no es posible diferenciar el cuerpo del espacio que lo contiene.

En su segunda fase, el cubismo comienza a interesarse por las diferentes texturas y materiales, produciendo originales collages de colores muy vivos.

El volumen y el espacio sólo se insinúan con pequeños y ligeros trazos de sombra.

Es 1911, y los cubistas, que ahora son un grupo más que respetable de artistas, actúan en el Salon des Indépendants, despertando todo tipo de expectativas.

Este grupo de revolucionarios cargados de entusiasmo y nuevas ideas agitaría no sólo el panorama artístico parisino sino también el del resto del mundo.

Definitivamente, nada volverá a ser igual en la del arte, desde momento significativo.

 

 LA ESCULTURA CUBISTA

En el campo de la escultura, el cubismo se destaca de los movimientos artísticos anteriores porque, a diferencia de ellos, sus obras están pensadas y construidas como en collages, con todo tipo de materiales: , metales, cartón, cuerdas y otros, todos reunidos con el único propósito de obtener una escultura prácticamente experimental y no concebida para la posteridad en mármoles y metales sólidos eternos.

Como en la pintura, predominan las formas geométricas planas, y se logra poco volumen con su superposición.

No hay preocupación por el punto de vista del observador, ni por la creación de cavidades o espacios, ni siquiera por la dirección de la luz.

A veces hay una aproximación a los principios futuristas, en un intento de moldear no sólo las diferentes caras espaciales de un objeto, algo natural en la escultura, sino también las temporales.

Un valor adicional de la escultura cubista es la fascinación de sus representantes por el arte étnico, especialmente el arte africano, a través del cual se dejan influenciar y del cual extraen lo que les gusta.

Por lo tanto, no es de extrañar que muchas de sus obras tengan algo de este carácter rústico y sutil del arte africano, aunque siempre de los principios del cubismo: formas geométricas planas y volúmenes reducidos a su mínima expresión.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .