Casida del herido por el agua de Federico García Lorca



Casida del herido por el agua de Federico García Lorca

 

Quiero bajar al pozo
quiero subir los muros de Granada
para mirar el corazón pasado
por el punzón oscuro de las aguas.
El niño herido gemía
con una corona de escarcha.
Estanques, aljibes y fuentes
levantaban al aire sus espadas.
¡Ay qué furia de amor! ¡qué hiriente filo!
¡qué rumor! ¡qué blanca!,
¡qué desiertos de iban hundiendo
los arenales de la madrugada!
El niño estaba solo
con la dormida en la garganta.
Un surtidor que viene de los sueños
lo defiende del hambre de las algas.
El niño y su agonía, frente a frente
eran dos verdes lluvias enlazadas.
El niño se tendía por la tierra
y su agonía se curvaba.
Quiero bajar al pozo
quiero morir mi muerte a bocanadas
quiero llenar mi corazón de musgo
para ver al herido por el agua.




 

Añade tus comentarios sobre Casida del herido por el agua de Federico García Lorca  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este .

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el resumen, análisis y estructura de “Casida del herido por el agua”, figuras literarias que se utilizan en “Casida del herido por el agua”, tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre Casida del herido por el agua de Federico García Lorca  y todo lo que desees aportar.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .