Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Steven Pinker lo atribuye a la tabla rasa – Charla TED2003

Steven Pinker lo atribuye a la tabla rasa – Charla TED2003

Charla «Steven Pinker lo atribuye a la tabla rasa» de TED2003 en español.

El libro «La tabla rasa: la negación moderna de la naturaleza humana» de Steven Pinker sostiene que todos los humanos nacemos con rasgos innatos. Aquí, Pinker habla de su tesis y de por qué a algunos le resultó increíblemente perturbador.

  • Autor/a de la charla: Steven Pinker
  • Fecha de grabación: 2003-02-28
  • Fecha de publicación: 2008-09-26
  • Duración de «Steven Pinker lo atribuye a la tabla rasa»: 1362 segundos

 

Traducción de «Steven Pinker lo atribuye a la tabla rasa» en español.

Hace un año les hablé de un libro que estaba a punto de terminar.

Ya se ha publicado y hoy les hablaré de algunas de las controversias que ha suscitado.

Se llama «La tabla rasa» y se basa en la popular idea de que la mente es una tabla rasa y que toda su estructura proviene de la socialización, la cultura, la crianza y la experiencia.

La «tabla rasa» tuvo influencia en el siglo XX como indican estas citas: «El hombre no tiene naturaleza», del historiador José Ortega y Gasset.

«El hombre no tiene instintos», del antropólogo Ashley Montagu.

«El cerebro es capaz de gran cantidad de conductas y no está predispuesto a ninguna», del científico Stephen Jay Gould.

Hay varias razones para dudar que la mente humana sea una tabla rasa y algunas son simple sentido común.

Como muchos me ha dicho durante años cualquiera que haya tenido varios hijos sabe que los niños vienen al mundo con determinados temperamentos y talentos; no todo viene de fuera.

Y cualquiera que tenga un hijo y una mascota seguramente ha notado que el niño, expuesto al habla, adquiere una lengua humana pero la mascota no, presuntamente por una diferencia innata.

Y quien haya tenido una relación heterosexual sabe que las mentes de los hombres y mujeres no son idénticas.

También hay cada vez más resultados que indican que los humanos no nacemos como tablas rasas.

Uno de ellos, antropológico, es el estudio de los universales humanos.

Si han estudiado antropología, sabrán que es un placer ocupacional para los antropólogos el mostrar el exotismo de otras culturas y que hay sitios allá afuera, aparentemente, donde todo es lo opuesto a como es aquí.

Pero, si en cambio, miramos lo común a las culturas del mundo veremos que existe un enorme conjunto de conductas, emociones y formas de entender el mundo que pueden encontrarse en las 6.000 culturas del mundo.

El antropólogo Donald Brown ha intentado enumerarlas y van desde la estética, el afecto y los estatus por edad hasta el destete, las armas, el tiempo, el ejercicio del control, el color blanco y la visión del mundo.

La genética y la neurociencia muestran cada vez más que el cerebro es intrincado.

En un estudio reciente, el neurobiólogo Paul Thompson y sus colegas, usando IRM (resonancia magnética) midieron la distribución de la materia gris -la capa exterior de la corteza- en una amplia muestra de pares de personas.

Codificaron las correlaciones de grosor de la materia gris en partes del cerebro usando un esquema de colores falsos, donde el violeta indica que no hay diferencia y cualquier otro color indica que hay una correlación estadísticamente significativa.

Esto sucede cuando se empareja personas al azar.

Por definición, dos personas al azar no pueden tener correlaciones en la distribución de materia gris en la corteza.

Esto ocurre en personas que comparten la mitad de su ADN: hermanos gemelos (bivitelinos).

Como pueden ver, grandes areas del cerebro no son violeta, lo que indica que si uno tiene la corteza más gruesa en esa región, también lo tendrá su gemelo.

Y esto es lo que ocurre con personas que comparten todo el ADN: los clones o gemelos idénticos (univitelinos).

Podrán ver enormes áreas de corteza en las que hay gran correlaciones en la distribución de materia gris.

No sólo son diferencias anatómicas, como la forma de las orejas, sino que hay efectos en el pensamiento y la conducta que ilustra claramente esta caricatura de Charles Addams «Los gemelos Mallifert, separados al nacer, se encuentran accidentalmente.» Como ven, son dos inventores con artilugios idénticos en la falda y se encuentran en la sala de un abogado de patentes.

La caricatura no es tan exagerada, pues estudios de gemelos idénticos separados al nacer y evaluados de adultos muestran que tienen asombrosas similitudes.

Esto ocurre en cada par de gemelos idénticos separados al nacer que se hayan estudiados pero mucho menos con los bivitelinos separados al nacer.

Mi ejemplo favorito es una par de gemelos: uno de ellos se crió como católico en una familia nazi en Alemania y el otro con una familia judía en Trinidad.

Cuando entraron al laboratorio en Minesota, llevaban puestas idénticas camisas azules con hombreras, ambos mojaban las tostadas en el café, ambos llevaban gomas elásticas en las muñecas, ambos descargan el sanitario antes y después de usarlo y a ambos les gustaba soprender a la gente, estornudando en ascensores llenos, para verlos saltar.

Ahora…

la historia parecería demasiado bueno para ser verdad pero cuando administras baterías de test psicológicos los resultados no varían: los gemelos idénticos separados al nacer tienen similitudes asombrosas.

Dado que el sentido común y los datos científicos cuestionan la tabla rasa

¿por qué habrá sido algo tan atractivo?

Hay unos varios motivos políticos por lo que fue aceptada.

La principal es que si somos tablas rasas entonces, por definición, somos iguales porque cero es igual a cero es igual a cero…

Pero si hubiera algo escrito en la tabla, unos tendrían más que otros y de acuerdo a esta línea de pensamiento, justificaría la discriminación y la desigualdad.

Otro miedo político a la naturaleza humana es que si somos tablas rasas podemos perfeccionar la humanidad, ese antiguo sueño de perfectibilidad de nuestra especie mediante la ingeniería social.

Mientras que si nacemos con ciertos instintos, quizás algunos de ellos puedan condenarnos al egoísmo, los prejuicios y la violencia.

En el libro yo sostengo que son non sequiturs.

Para resumir: en primer lugar, el concepto de equidad no es lo mismo que el concepto de uniformidad.

Cuando Thomas Jefferson dice en la Declaración de Independencia: «Es verdad manifiesta que los hombres fueron creados iguales» no quiso decir: «Es verdad manifiesta que todos los hombres son clones.» Sino que todos son iguales con respecto a sus derechos, y que cada persona debería ser tratada como un individuo y no prejuzgar por las estadísticas de los grupos de pertenencia.

Además, aunque naciéramos con motivos innobles, no tendrían que provocar conductas innobles.

Porque la mente es compleja y tiene muchas partes Porque la mente es compleja y tiene muchas partes y algunas pueden inhibir a otras.

Hay excelentes razones para creer que casi todos nacemos con sentido moral y tenemos aptitudes que nos permiten aprender de la historia.

Aunque tuviéramos impulsos hacia el egoísmo o la codicia hay otras partes del cerebro que podrían contrarrestarlos.

En el libro repaso controversias como esta y otros temas candentes, zonas calientes, Chernóbiles, asuntos espinosos…

y otros temas candentes, zonas calientes, Chernóbiles, asuntos espinosos…

como: arte, clonación, crimen libre albedrío, educación, evolución los sexos, Dios, homosexualidad infanticidio, desigualdad, marxismo, moralidad nazismo, crianza, política raza, religión, escasez de recursos ingeniería social, riesgo tecnológico y guerra.

Huelga decir que fue algo arriesgado abordar estos temas.

Huelga decir que fue algo arriesgado abordar estos temas.

Envié el primer borrador a colegas para que lo comentasen Envié el primer borrador a colegas para que lo comentasen y estas son algunas de las reacciones que obtuve: y estas son algunas de las reacciones que obtuve: «Ponte una cámara de seguridad.» «No esperes premios, trabajo ni puestos en asociaciones académicas.» «No esperes premios, trabajo ni puestos en asociaciones académicas.» «Dile a tu editor que no incluya tu ciudad en tu biografía.» «Dile a tu editor que no incluya tu ciudad en tu biografía.» «

¿Eres titular?

»
(Risas)
El libro salió en octubre y no ha ocurrido nada horrible.

El libro salió en octubre y no ha ocurrido nada horrible.

De hecho había razones para estar nervioso De hecho había razones para estar nervioso y en ocasiones lo estuve conociendo lo que ha ocurrido a gente conociendo lo que ha ocurrido a gente que ha adoptado posturas polémicas o hecho hallazgos inquietantes en las ciencias del comportamiento.

o hecho hallazgos inquietantes en las ciencias del comportamiento.

Hay muchos casos, algunos están en el libro de gente que ha sido difamada, llamada nazi agredida, amenazada con juicios por dar con hallazgos polémicos o presentarlos.

Y nunca sabes cuándo caerás en una de esas trampas.

Y nunca sabes cuándo caerás en una de esas trampas.

Mi ejemplo favorito es el de dos psicólogos que investigaron a zurdos: Mi ejemplo favorito es el de dos psicólogos que investigaron a zurdos: sus datos indicaban que en general son más propensos a enfermedades, accidentes y viven menos.

son más propensos a enfermedades, accidentes y viven menos.

Por cierto, ahora no está claro si era una generalización precisa pero los datos de entonces parecían probarlo.

Enseguida los acribillaron con cartas enfurecidas Enseguida los acribillaron con cartas enfurecidas amenazas de muerte, veto del tema en revistas científicas provenientes de airados zurdos y sus defensores y les daba miedo abrir el correo por el veneno y el vituperio que habían inspirado sin querer.

La noche es joven, pero el libro lleva en la calle La noche es joven, pero el libro lleva en la calle seis meses y no ha ocurrido nada horrible.

seis meses y no ha ocurrido nada horrible.

No ha tenido nefastas consecuencias profesionales.

No ha tenido nefastas consecuencias profesionales.

No me han desterrado de la ciudad de Cambridge.

No me han desterrado de la ciudad de Cambridge.

Pero quería hablarles de dos de estos puntos candentes que han suscitado la respuesta más fuerte en las casi 80 reseñas que ha recibido La tabla rasa.

Pondré la lista unos segundos a ver si adivinan cuáles dos -calculo que dos de estos temas probablemente inspiraron el 90% de las reacciones en las reseñas y entrevistas radiofónicas.

de las reacciones en las reseñas y entrevistas radiofónicas.

Ni la violencia, la guerra, la raza, los sexos Ni la violencia, la guerra, la raza, los sexos ni el marxismo ni el nazismo.

Son: las artes y la crianza.


(Risas)
Les explicaré qué suscitó respuestas tan airadas Les explicaré qué suscitó respuestas tan airadas y ustedes decidirán si las afirmaciones son tan escandalosas.

y ustedes decidirán si las afirmaciones son tan escandalosas.

Empecemos con las artes.

En la lista de universales que presenté en diapositivas anteriores están las artes.

que presenté en diapositivas anteriores están las artes.

No hay sociedad descubierta en el lugar más remoto que no tuviera algo que consideraríamos arte.

Las artes plásticas parecen un universal humano.

Las artes plásticas parecen un universal humano.

Narración, música, danza, poesía…

están en todas las culturas Narración, música, danza, poesía…

están en todas las culturas y muchos de los motivos y temas que nos proporcionan placer en las artes que nos proporcionan placer en las artes se encuentran en todas las sociedades la preferencia por la simetría, la repetición y la variación la preferencia por la simetría, la repetición y la variación incluso algo tan concreto como que la poesía incluso algo tan concreto como que la poesía tenga versos cercanos a los 3 segundos de duración, separados por pausas.

tenga versos cercanos a los 3 segundos de duración, separados por pausas.

Por otra parte, en la segunda mitad del siglo XX se ha dicho con frecuencia que las artes estaban en declive.

Y tengo una colección de unos 10 o 15 titulares de revistas para intelecturales que lamentan el declive de las artes en nuestra época.

Citaré un par de ejemplos representativos: «Podemos afirmar con confianza que nuestro período es un período de declive, que el nivel cultural es inferior que hace 50 años y que las pruebas de este declive son visibles en todas las secciones de la actividad humana.» Es una cita de T.S.

Elliot, de hace más de 50 años.

Y otra más reciente: «La posibilidad de preservar la alta cultura en esta época se está volviendo cada vez más problemática.

Librerías serias están perdiendo su concesión, teatros sin ánimo de lucro sobreviven principalmente de comercializar su repertorio, las orquestas sinfónicas adulteran sus programas, la televisión pública aumenta su dependencia de las reposiciones de series cómicas británicas, las emisoras de radio clásicas están disminuyendo, los museos recurren a exposiciones comerciales, la danza está muriendo.» Esta es de Robert Brustein, el famoso director y crítico teatral, en The New Republic hace unos cinco años.

En realidad, las artes no están en declive.

No creo que esto sorprenda a nadie en esta sala pero se mire como se mire nunca han florecido más que ahora.

Claro que hay formas de totalmente nuevas y nuevos medios, muchos de los cuales se han presentado estos días.

Desde el punto de vista económico la demanda de cualquier tipo de se está disparando como se deduce del precio de las entradas de ópera, el número de libros vendidos, la cantidad de libros publicados, la cantidad de musicales estrenados, la cantidad de álbumes nuevos, etc.

La única pizca de verdad de esta queja sobre el declive de las artes viene de tres esferas.

Una es el de élite desde los años 30 -los tipos de obras interpretados por las principales orquestas sinfónicas- cuyo repertorio en su mayoría es anterior a 1930 o las obras expuestas en las principales galerías y museos prestigiosos.

En la crítica y el análisis literario hace unos 40 o 50 años los críticos eran una especie de héroes culturales; ahora son una especie de broma nacional.

Y los programas de humanidades y en las universidades que, en muchos aspectos, sí están en declive.

Los estudiantes son cuatro gatos, las universidades desinvierten en las artes y las humanidades.

Aquí hay un diagnóstico.

No me lo pidieron, pero ellos mismos admitían que necesitan toda la ayuda que puedan obtener.

Y me gustaría sugerir que no es coincidencia que este supuesto declive de las artes de élite y la crítica se produjese en el mismo momento en el que había un rechazo generalizado a la naturaleza humana.

Puede encontrarse una cita famosa en internet, puede encontrarse en muchísimos programas de cursos de inglés: «Alrededor de diciembre de 1910 la naturaleza humana cambió.» Una paráfrasis de una cita de Virginia Wolff y ha habido debate sobre qué quiso decir con eso en realidad.

Pero, mirando los programas, es evidente que ahora se utiliza como manera de decir que todas las formas de apreciación del empleadas durante siglos o milenios se desecharon en el siglo XX.

La belleza y el placer en el arte, probablemente un universal humano, comenzaron a considerarse almibarados, kitsch o comerciales.

Barnett Newman tenía una famosa cita de que el impulso del moderno es el deseo de destruir la belleza, por considerarla burguesa u hortera.

Y aquí tenemos un ejemplo.

Este quizás sea un ejemplo característico de la representación visual de la forma femenina en el siglo XV.

Y este es un ejemplo característico de la representación de la forma femenina en el siglo XX.

Como pueden ver, algo ha cambiado en la forma en que las artes de élite apelan a los sentidos.

De hecho, en el modernismo y el posmodernismo había plástico sin belleza, literatura sin narración ni trama, poesía sin métrica ni rima, arquitectura y urbanismo sin ornamento, escala humana, espacios verdes ni luz natural, música sin melodía ni ritmo, y crítica sin claridad, atención a la estética ni comprensión de la condición humana.


(Risas)
Dejen que les dé un ejemplo que respalda la última afirmación.

Una de las más famosas estudiosas de la literatura inglesa de nuestro tiempo es la catedrática de Berkeley Judith Butler.

Este es un ejemplo de uno de sus análisis: «El movimiento de una explicación estructuralista en la que se entiende que el capital estructura las relaciones sociales de formas relativamente homólogas a una visión de hegemonía con relaciones de poder sujetas a repetición convergencia y rearticulación llevó la cuestión de la temporalidad a la idea de estructura y marcó un cambio desde la forma de la teoría althusseriana que considera las totalidades estructurales como objetos teóricos…» Ya se hacen una idea.

Por cierto, es una sóla oración; pueden analizarla sintácticamente.

Bueno, el argumento de La tabla rasa era que la crítica y el de élite en el siglo XX, aunque no las artes en general, han desdeñado la belleza, el placer la claridad, la comprensión y el estilo.

Y la gente se mantiene alejada de la crítica y el de élite.

¡Qué misterio! Me pregunto por qué.

Pues esta resultó ser probablemente la afirmación más polémica del libro.

Alguien me preguntó si la incluí para desviar la ira de las discusiones sobre sexos, nazismo, raza y demás.

No voy a comentarlo.

Pero sin duda inspiró una reacción enérgica de muchos catedráticos universitarios.

El otro punto candente es la crianza.

Y el punto de partida de ese debate fue el hecho de que todos hemos estado sometidos al asesoramiento del complejo industrial de la crianza.

Esta es una cita típica de una madre abrumada: «Estoy abrumada con los consejos sobre crianza.

Se supone que debo hacer mucha actividad física con mis hijos para inculcarles el hábito del mantenimiento de la forma física para que crezcan y sean adultos sanos.

Y se supone que debo practicar todo tipo de juegos intelectuales para que sean listos.

Y hay todo tipo de juegos: la plastilina para la destreza digital los juegos de palabras para que lean bien, juegos para motricidad gruesa o fina.

Creo que podría dedicar mi vida a averiguar a qué jugar con mis hijos.» Creo que cualquiera que haya sido padre hace poco comprenderá a esta madre.

Estos son algunos hechos sobre la crianza que dan que pensar.

La mayor parte de los estudios en los que se basan esos consejos no sirven de nada porque no tienen en cuenta la herencia.

Miden alguna correlación entre lo que hacen los padres, cómo resultan los hijos y asumen una relación causal: que la crianza formó al hijo.

Los padres que hablan mucho con sus hijos tienen hijos que se expresan bien de mayores, los que pegan a sus hijos tienen hijos que de mayores serán violentos y tal.

Y muy pocos tienen en cuenta la posibilidad de que los padres transmitan los genes que aumentan las probabilidades de que un hijo se exprese bien, sea violento y demás.

Hasta que se repitan los estudios con padres adoptivos, que proporcionan un entorno pero no genes a sus hijos, no tenemos forma de saber si esas conclusiones son válidas.

Los estudios controlados genéticamente proporcionan resultados que dan que pensar.

Volvamos a los gemelos Mallifert: separados al nacer, se encuentran en la oficina de patentes -sorprendemente parecidos.

¿Qué habría pasado si hubieran crecido juntos?

Es posible que piensen que se parecerían todavía más porque no sólo compartirían los genes sino también el entorno.

Eso los haría superparecidos,

¿no?

No.

Los gemelos idénticos u otros hermanos separados al nacer no son menos parecidos que si hubieran crecido juntos.

Todo lo que te ocurre en un hogar durante todos esos años no dejaría una huella permanente en tu personalidad ni tu intelecto.

Un hallazgo complementario, de una metodología totalmente diferente es que los hermanos adoptados criados juntos -el reflejo de los gemelos idénticos separados: comparten a sus padres, su hogar, su barrio, pero no los genes- terminan no siendo similares.

Dos investigaciones diferentes con una conclusión parecida.

Esto sugiere que los niños se forman no por sus padres a largo plazo sino en parte (solo en parte) por sus genes, en parte por su cultura -la cultura del país en general y la de los niños, en concreto de sus compañeros- (como nos contó Jill Sobule antes eso es lo que importa a los niños) y, en muy gran medida, mayor de lo que la mayoría está dispuesta a reconocer por el azar: hechos casuales en la conexión del cerebro en el útero y a medida que vives tu vida.

Así que déjenme terminar con una observación para volver al tema de las elecciones.

Creo que las ciencias de la naturaleza humana – la neurociencia, la ciencia cognitiva- en los años venideros van a desbaratar cada vez más varios dogmas, carreras y sistemas de creencias políticas asentados.

Y eso nos plantea una elección.

La de si determinados hechos sobre los humanos o temas deben considerarse tabús, conocimientos prohibidos en los que no deberíamos adentrarnos porque no puede salir nada bueno de ello, o si deberíamos explorarlos con honradez.

Yo tengo mi respuesta a la pregunta que viene de un gran artista del siglo XIX Anton Chejov, que dijo: «El hombre será mejor cuando le muestres cómo es.» Y creo que el argumento no puede expresarse más elocuentemente.

Muchas gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/steven_pinker_human_nature_and_the_blank_slate/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *