La carrera espacial, la guerra fría y la llegada a la luna.



En este articulo haremos un exhaustivo recorrido por la carrera espacial, la guerra fría y la llegada a la luna.

Astronauta en el espacio
Astronauta en el espacio

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, hubo una hostilidad política no violenta entre los Estados Unidos y la Unión Soviética (URSS), que se conoció como la Guerra Fría.

Durante este tiempo de conflicto, ambas naciones crearon cohetes para el armamento militar de largo alcance.

La Guerra Fría catalizó la expansión de la tecnología de cohetes y el deseo de cada país de conquistar el espacio exterior.

América no sólo quería explorar una de las últimas fronteras, sino que también quería reclamar el dominio tecnológico sobre la URSS y asegurar el título de superioridad de América en un momento de inquietud y tensión.

En 1955, los EE.UU. y la URSS anunciaron sus planes de lanzar un satélite en órbita. ¿Quién sería el primero en tener éxito?

El 4 de octubre de 1957, la URSS puso en órbita el Sputnik I, tomando la delantera en la Carrera Espacial.

Sólo cuatro meses después, los EE.UU. lanzaron con éxito su propio satélite, el Explorer I, al espacio.

Tras estos primeros vuelos espaciales orbitales exitosos, el presidente Dwight D. Eisenhower recomendó al Congreso de los EE.UU. que se estableciera una agencia civil para dirigir las actividades espaciales no militares. Así nació la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA) y se inició la Carrera Espacial.

A lo largo de los años 60 y 70, el programa espacial americano y sus nuevas clases de astronautas lograron grandes avances en la ciencia y la exploración espacial, incluso enviando a un hombre a la Luna.

 

La carrera espacial

A lo largo de los años 50 y 60, los Estados Unidos se enfrentaron a su rival de la Guerra Fría, la Unión Soviética (URSS), para demostrar su supremacía a través de los viajes espaciales.

Junto con la acalorada carrera de armas nucleares, la carrera espacial se convirtió en una forma de que cada país probara su destreza tecnológica.

También tenía sus raíces en la ideología, ya que ambas potencias de la Guerra Fría trataron de probar la fuerza de la economía y la política de su nación a través del éxito de sus programas espaciales.

Los programas espaciales de la NASA Mercury comenzaron en 1958 y fueron los primeros vuelos espaciales tripulados, presentando al público americano sus primeros astronautas.

El Proyecto Mercurio realizó seis vuelos con astronautas a bordo entre 1961 y 1963 con el objetivo de determinar las capacidades para enviar humanos al espacio, así como para orbitar una nave tripulada alrededor de la Tierra.

Después de ser el primero en lanzar un satélite en órbita en octubre de 1957, la URSS avanzó por delante de los EE.UU. y su programa Mercurio de nuevo con otro hito de la exploración espacial. El 12 de abril de 1961, el cosmonauta Yuri Gagarin fue puesto en órbita en el Vostok I, convirtiéndose en el primer hombre en el espacio. Tres semanas después de que Gagarin orbitara la Tierra, los EE.UU. enviaron a Alan Shepard al espacio en el primer vuelo de Mercurio, el Freedom 7. El vuelo de Shepard fue perfecto, pero los EE.UU. todavía estaban un paso por detrás de la URSS.

Después de dos derrotas por los soviéticos, los EE.UU. estaban desesperados por una victoria, y el siguiente hito crítico fue enviar un hombre a la Luna.

Dado que ninguno de los dos países tenía la tecnología de cohetes necesaria para lograr este objetivo, los EE.UU. no comenzarían en desventaja. Se convirtió en el objetivo del presidente John F. Kennedy de enviar un hombre a la Luna para el final de la década.

 

El Paseo Espacial: Misiones Géminis

El proyecto Géminis de los Estados Unidos, un segundo programa de vuelos espaciales tripulados, comenzó en 1961 y ayudó a determinar y probar los requisitos para que la NASA llegara con éxito a la Luna. Los objetivos de Géminis eran probar a los astronautas en el espacio durante largos períodos de tiempo, procedimientos de acoplamiento y orbita de vehículos, y métodos seguros de reentrada y aterrizaje de naves espaciales. Los vuelos de Géminis fueron las primeras misiones tripuladas que involucraron a varios miembros de la tripulación y exploraron viajes espaciales a largo plazo.
La nave espacial Voskhod de la URSS fue lanzada en 1965 y el 18 de marzo el cosmonauta Aleksei Leonov logró el primer paseo espacial de la historia, pasando veinte minutos fuera de la nave atado a un sistema de cordón umbilical. Tres meses después, el astronauta Edward White, a bordo de Géminis IV, se convirtió en el primer estadounidense en caminar por el espacio. White también fue el primero en usar la propulsión a chorro que le permitió impulsar su cuerpo en la dirección opuesta y maniobrar a propósito sus acciones durante su paseo espacial. Aunque la Unión Soviética parecía estar por delante de los EE.UU. en la Carrera Espacial, la NASA estaba siguiendo un programa estratégicamente planeado para asegurar un aterrizaje en la luna con las misiones Apolo en los próximos años.

 

Órbita completa: Apolo 8

El 21 de diciembre de 1968, la misión Apolo 8 de los Estados Unidos fue lanzada e hizo un viaje de seis días para orbitar la Luna, dándole un total de diez vueltas. Los astronautas Frank Borman, James Lovell y William Anders fueron los primeros en tomar fotos de la Tierra en el espacio profundo. Viendo como la Tierra se elevaba sobre la Luna, los tres astronautas comenzaron a tomar fotografías, causando alguna disputa sobre quién produjo lo que se convirtió en una de las imágenes más icónicas de la historia americana. El público pudo experimentar la misión del Apolo 8 con la tripulación a través de la cobertura de televisión en vivo, y en la víspera de Navidad la legendaria lectura del Génesis de la tripulación fue transmitida por radio a todos los que la escuchaban en casa.
El Apolo 8 logró muchas primicias, incluyendo la primera misión tripulada en la nave espacial Saturno V, enviando hombres alrededor de la Luna y devolviéndolos a salvo a la Tierra. La NASA se arriesgó enviando a los astronautas a orbitar la Luna, sabiendo que la transmisión se perdería una vez que la nave espacial estuviera directamente detrás de ella. Sin la dirección del centro de mando de la NASA, la tripulación quemó con éxito los motores en la posición exacta necesaria para curvar la nave espacial alrededor de la espalda de la Luna y volver a casa. Los Estados Unidos se acercaban a la conquista de la Luna.

 

A la Luna: Apolo 11

A medida que se acercaba la fecha límite para el objetivo del presidente Kennedy, la NASA inició un intento de lograr un aterrizaje lunar. Comandado por Neil Armstrong y pilotado por Buzz Aldrin y Michael Collins, el Apolo 11 fue lanzado el 16 de julio de 1969 desde Cabo Kennedy (ahora conocido como Cabo Cañaveral), Florida, con una trayectoria hacia la Luna.
El país lo vio desde sus salones, traspasado por uno de los momentos más históricos que jamás se hayan transmitido por televisión en vivo. Usando más combustible de lo esperado, el descenso del módulo lunar del Apolo 11 fue rocoso, y la misión estuvo a punto de ser abortada. Sin embargo, los astronautas aterrizaron hábilmente el módulo en la Luna el 20 de julio. Con América observando, Armstrong y Aldrin pisaron su superficie y plantaron una bandera americana en su suelo. “Ese es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”, proclamó Armstrong. La tripulación pasó dos horas y media en la Luna realizando experimentos, tomando fotografías, recogiendo muestras de material de la superficie lunar y colocando su tarjeta de visita (un parche y una placa conmemorativa) en la superficie para su próxima búsqueda. El 24 de julio, el Apolo 11 se lanzó a través de la atmósfera de la Tierra y se precipitó directamente al Océano Pacífico donde la tripulación fue recuperada con seguridad. La carrera había terminado – los Estados Unidos habían ganado.

 

 

Política internacional en la carrera espacial: Cooperación y competencia

Después de que Estados Unidos fuera superado por la Unión Soviética con el exitoso vuelo espacial de Yuri Gagarin, América sintió la presión de alcanzar y superar a la Unión Soviética en la carrera. Creció el apoyo a la visión del presidente Kennedy de un hombre americano en la Luna, que antes del vuelo de Gagarin se consideraba demasiado caro. El 25 de mayo de 1961, Kennedy se presentó ante el Congreso para pedir apoyo financiero para lo que se convertiría en el programa espacial Apolo. Su discurso, titulado “Mensaje especial sobre las necesidades nacionales urgentes”, subrayó que “ningún proyecto espacial en este período será más impresionante para la humanidad, o más importante para la exploración del espacio a largo plazo; y ninguno será tan difícil o caro de realizar”.
Después de apelar al Congreso, Kennedy reunió el apoyo de los ciudadanos americanos con su famoso discurso en la Universidad Rice el 12 de septiembre de 1962. En este discurso, enmarcó su sueño de enviar un hombre a la Luna como un instrumento para la seguridad de los EE.UU. y como una forma de que los estadounidenses conquisten la próxima frontera inexplorada: “Nos reunimos en una universidad conocida por el conocimiento, en una ciudad conocida por el progreso, en un Estado conocido por la fuerza, y estamos necesitados de los tres”. Este discurso fue un desafío implícito a la Unión Soviética. Sin embargo, Nikita Jruschov, el primer ministro soviético, respondió con silencio. Se negó a confirmar públicamente que la Unión Soviética participaba en una carrera a la Luna.

 

 

Los comienzos de la cooperación internacional en el espacio.

La crisis de los misiles en Cuba en octubre de 1962 se convirtió en el catalizador de una posible cooperación en el espacio entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Este enfrentamiento, durante el cual Kennedy trató de derrocar el régimen comunista de Castro, llevó a ambas naciones al borde del lanzamiento de armas nucleares. Después de un período de tensión, ambas naciones se vieron obligadas a evitar la devastación que resultaría de la guerra nuclear. En agosto de 1963, la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos firmaron el Tratado de Prohibición Limitada de los Ensayos Nucleares, que prohibía todos los ensayos nucleares bajo el agua, en la atmósfera y en el espacio.
Tras la firma, el 20 de septiembre de 1963, John F. Kennedy pronunció un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en el que proponía que los Estados Unidos y la Unión Soviética unieran sus fuerzas para llegar a la Luna. La expedición conjunta tenía como objetivo mejorar las relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Sin embargo, el clima político de la época no apoyaba una propuesta de cooperación tan audaz. La mayoría de los estadounidenses creían firmemente que los EE.UU. sería la primera nación en la Luna. La actitud de la nación quedó clara cuando, en diciembre de 1963, el Congreso aprobó un proyecto de ley en el que se establecía que “ninguna parte de los fondos puestos a disposición de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio por esta ley se utilizará para gastos de participación en un alunizaje tripulado que se llevará a cabo conjuntamente por los Estados Unidos y cualquier otro país sin el consentimiento del Congreso”.

 

Tratado sobre el espacio ultraterrestre.

En diciembre de 1959, el Tratado Antártico estableció la Antártida como un área internacional que “se utilizará exclusivamente para fines pacíficos […] con los intereses de la ciencia y el progreso de toda la humanidad”.

El Presidente Dwight D. Eisenhower inició las negociaciones que dieron lugar al tratado.

Creía que, al igual que la Antártida, el espacio ultraterrestre también debía ser un territorio pacífico.

En un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 22 de septiembre de 1960, Eisenhower pidió a las naciones del mundo que extendieran los principios del Tratado Antártico al espacio ultraterrestre. Sin embargo, su mandato presidencial terminó poco después y John F. Kennedy fue elegido.

El gobierno de Kennedy continuó impulsando el ideal de paz de Eisenhower en el espacio ultraterrestre y apoyó una resolución de las Naciones Unidas de octubre de 1963 que pedía a las naciones que se abstuvieran de introducir armas de destrucción masiva en el espacio.

Después del asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963, su sucesor, Lyndon B. Johnson, se hizo cargo de la causa. Bajo Johnson, la visión de Eisenhower de un tratado de paz para el espacio se puso finalmente en marcha el 10 de octubre de 1967.

El Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre existe hasta el día de hoy y constituye la base del derecho espacial internacional.

El tratado establece, entre otras cosas, que ninguna nación puede reclamar el espacio o cualquier cuerpo celeste y que cualquier exploración del espacio debe hacerse en beneficio de todos los países.

 

 

La vida en el espacio

En 1969, América fue testigo de que Neil Armstrong dio el primer paso de la humanidad en la Luna, dejando en su superficie huellas de las botas de su traje espacial. Trajes espaciales como el de Armstrong protegieron a los astronautas de las condiciones mortales del espacio. Mantuvieron una presión constante, permitieron el movimiento, regularon la temperatura corporal, suministraron oxígeno, eliminaron el dióxido de carbono y recogieron desechos corporales.

Adaptados de trajes previamente construidos para pilotos militares de gran altitud, los trajes espaciales fueron diseñados originalmente para la estabilización de la presión.

Debido a que la presión en el espacio es cero, el traje que usó el primer astronauta estadounidense en el espacio, Alan Shepard, fue diseñado para protegerlo en caso de despresurización dentro de la cabina del Proyecto Libertad 7 de Mercurio. Afortunadamente, ninguna nave espacial de Mercurio perdió nunca la presión durante una misión.

Los trajes evolucionaron para que los astronautas pudieran viajar al espacio y dejar su nave espacial. Cuando Ed White se convirtió en el primer estadounidense en realizar una caminata espacial en 1965, permaneció conectado a la nave a través de un cordón umbilical que le proporcionó soporte vital. Para independizarse en la superficie lunar, los astronautas usaban un sistema de soporte vital portátil (PLSS) que se llevaba como una mochila. Debido a las diferencias de gravedad, los trajes y el PLSS combinados pesaban 30 libras en la Luna pero 180 libras en la Tierra.

 

 




Los Astronautas

Los primeros solicitantes del programa de astronautas de la NASA, compitiendo por un puesto en la tripulación del proyecto Mercurio, fueron pilotos de pruebas militares. Sólo había unos pocos requisitos para el proceso de solicitud inicial que incluían edad y horas de vuelo. Una calificación clave, sin embargo, era una altura de menos de 1,80 m, ya que la nave espacial Mercurio era pequeña. Después de rondas de rigurosas pruebas y exámenes físicos, 110 solicitantes de pilotos se redujeron a siete astronautas de la NASA, más tarde conocidos como los 7 de Mercurio, en abril de 1959. Entre los siete astronautas originales estaba Alan Shepard, un piloto de pruebas de la Marina que se convirtió en el primer estadounidense en el espacio.
El entrenamiento de la tripulación del Apolo fue igualmente intenso. Neil Armstrong, el primer hombre que caminó en la Luna, y los otros astronautas de la NASA tuvieron que simular el paseo lunar en su totalidad. Esto incluía recoger muestras de rocas en un falso paisaje lunar y practicar la plantación de la bandera americana en la superficie lunar, a veces usando un simulador para imitar las condiciones de gravedad reducida. La tripulación del Apolo también tuvo que someterse a un entrenamiento de supervivencia para una variedad de climas, incluyendo el desierto y la jungla, en caso de que se estrellaran durante su regreso a la Tierra.
En los veinte años posteriores a la exitosa misión del Apolo 11 en 1969, muchos otros astronautas rompieron barreras en el programa de entrenamiento de la NASA. En la década de 1960, el programa de entrenamiento de astronautas se limitó a los hombres blancos. En 1983, el ingeniero aeroespacial y astronauta Guion Stewart Bluford, Jr., se convirtió en el primer hombre afroamericano en el espacio. Cuatro años más tarde, Sally Ride se convirtió en la primera mujer en el espacio, después de responder a un anuncio del programa de astronautas en el periódico estudiantil de la Universidad de Stanford.

En 1992, a bordo del transbordador Endeavour, la astronauta Mae Jemison se convirtió en la primera mujer afroamericana en viajar al espacio. Jemison se inspiró en los viajes al espacio, según dijo más tarde, por el personaje de la teniente Uhura en el programa de televisión de los años 60 Star Trek.

 

Alimentos del espacio

Cenar en el espacio, un ambiente ingrávido, trajo consigo algunos desafíos inusuales. Había limitaciones de peso y de almacenamiento, falta de refrigeración, y había que considerar la posibilidad de evitar que la comida se alejara flotando.
No estaba claro si se producía una digestión normal cuando se estaba en el espacio exterior. A bordo del Friendship 7 en 1962, John Glenn consumió puré de manzana en un tubo y pastillas de azúcar con agua, convirtiéndose en el primer americano en ingerir alimentos en el espacio. El alimento espacial desarrollado por la NASA a continuación era generalmente poco apetitoso, consistente en comida en puré succionada a través de una pajilla o pequeños cubos de comida deshidratada. Las migas planteaban problemas potenciales ya que podían alojarse en los instrumentos o incluso en la nariz de un astronauta.
Con las misiones Géminis, a principios y mediados de los años sesenta, llegaron alimentos liofilizados que se rehidrataban fácilmente inyectando agua en el paquete. En las misiones Apolo de finales de los 60 a principios de los 70, los astronautas podían utilizar utensilios, que se fijaban en bandejas con imanes o velcro para evitar que se alejaran flotando. También se introdujeron las bolsas, o paquetes húmedos, que permitían a los astronautas disfrutar de sándwiches de carne y pudín de chocolate sin necesidad de rehidratarse. La humedad de la comida permitía que se mantuviera en la cuchara en lugar de flotar. En Nochebuena de 1968, los tripulantes a bordo del Apolo 8 incluso disfrutaron de un paquete húmedo de pastel de frutas.

 

Las naves espaciales

La primera nave espacial lanzada por los Estados Unidos formó parte del Proyecto Mercurio, que comenzó en 1958 y realizó seis vuelos espaciales tripulados entre 1961 y 1963. Esta cápsula en forma de cono tenía capacidad para un hombre y estaba equipada con paracaídas para frenar su descenso y una torre de escape para ayudar a los astronautas en caso de emergencia. De esas seis misiones tripuladas a Mercurio, cuatro fueron orbitales (en las que la nave espacial está en el espacio para una órbita alrededor del planeta) y dos fueron vuelos suborbitales (que llega al espacio pero no orbita).
Después del Proyecto Mercurio, el Programa Géminis voló doce misiones a mediados de la década de 1960, diez de las cuales fueron tripuladas. Estas cápsulas eran más grandes, con capacidad para dos astronautas, y fueron fundamentales para el éxito del posterior Programa Apolo y el alunizaje. A diferencia de la nave espacial de Mercurio, los vehículos Géminis no tenían una torre de escape y en su lugar dependían de asientos de eyección para lanzar a la tripulación lejos de la nave espacial a bajas altitudes cuando era necesario desembarcar.
La nave espacial Apolo fue la siguiente gran innovación en el programa espacial. Contenía tres secciones separadas, o módulos (comando, servicio y lunar), que hicieron posible que los EE.UU. aterrizaran con éxito en la Luna. Una vez en la órbita lunar, el módulo lunar transportaba a los astronautas a la superficie de la Luna y los devolvía a la relativa seguridad de los módulos de mando y servicio en órbita. Seis de las misiones Apolo aterrizaron doce hombres en la Luna y los devolvieron a salvo a la Tierra.

 

Animales del espacio

Después de lanzar el Sputnik I de la Unión Soviética en 1957 y el Explorer I de los Estados Unidos en 1958, los científicos de ambos lados comenzaron a adquirir sujetos no humanos para la experimentación espacial. Desde finales de la década de 1940, una variedad de animales fueron utilizados en los experimentos de vuelo militares de los Estados Unidos. Durante la Carrera Espacial, la experimentación incluía la prueba de los efectos de las duras condiciones del espacio. Después de que un perro soviético extraviado, Laika, se convirtiera en el primer animal en alcanzar la órbita terrestre en el Sputnik II en 1957, el uso de animales como sujetos de prueba aumentó considerablemente. Esto fue particularmente cierto para los chimpancés, que a menudo se utilizaron para probar los efectos de la gravedad y el movimiento de alta velocidad. Los chimpancés fueron probados en pequeñas cápsulas de metal y controlados por descargas eléctricas. Por desgracia, los chimpancés a veces morían o resultaban gravemente heridos durante las pruebas, aunque su participación garantizaba la seguridad humana durante los viajes espaciales reales.
En 1961, el sujeto de pruebas estadounidense, Ham, se hizo famoso como el primer chimpancé en el espacio. Durante su vuelo, se produjeron dificultades técnicas que le obligaron a ir más alto y más rápido de lo previsto. Sin embargo, Ham se estrelló sin problemas en el Océano Atlántico e incluso posó para fotos después. La misión de Ham fue un importante precursor del lanzamiento de Freedom 7 de Alan Shepard a finales de ese año. Otro famoso chimpancé, Enos, alcanzó la órbita terrestre en el mismo año, orbitando dos veces antes de regresar con éxito a casa. Su vuelo allanó el camino para la exitosa órbita de John Glenn en 1962.

 

 

El espacio y la imaginación popular

El entusiasmo americano por la exploración interestelar se basó en décadas de cultura popular que imaginaba la vida en otros planetas. Héroes espaciales ficticios dieron lugar a una ansiosa anticipación pública de la declaración de la NASA de aterrizar en la Luna. Durante este tiempo, el entretenimiento con temática espacial fue increíblemente popular, como el paseo de Flash Gordon en la Feria Mundial de 1939 que permitió a los entusiasmados jinetes experimentar una simulación de un cohete. En 1928, el asombroso Buck Rogers hizo su primera aparición en los cómics de Amazing Stories como un aventurero espadachín del espacio. Los lectores se enamoraron de sus historias y Buck pronto se expandió a las páginas divertidas, la radio y el cine. La mercancía y los juguetes espaciales no tardaron en llegar: armas de juguete, cohetes de hojalata y alfileres para los premios de los cereales de desayuno formaron parte de la franquicia de Buck Rogers.
La popularidad de Flash y Buck condujo a un aumento de las aventuras espaciales en los programas de radio con Superman en 1940. Los programas de televisión, como Space Patrol y Commando Cody, comenzaron a producir su propia mercancía y muchos otros juguetes con temática espacial debutaron, capitalizando la tendencia espacial. La reacción positiva del público a estos hitos de la cultura pop puede haber influido en la aceptación política del espacio y en la disposición de América a ver cumplido el sueño de Kennedy de un hombre en la Luna.

 

 

Las computadoras humanas y la tripulación

Los grandes logros de los programas de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) fueron la culminación de muchas operaciones más pequeñas entre bastidores. Los equipos de la NASA, incluidos los miembros de la tripulación y los matemáticos, fueron activos inestimables y jugaron un papel importante en el éxito de los programas espaciales.
Cada nave espacial requería tripulaciones de misión, ayudando a guiar el vuelo de regreso a la Tierra. Aunque nunca dejaron el planeta, estos tripulantes hicieron posible que las primeras naves espaciales, entre otras operaciones, obtuvieran fotografías del espacio y funcionaran de forma segura durante el vuelo. Un miembro notable de la tripulación de las misiones Mercury, Gemini y Apolo fue Guenter Wendt, el líder de la plataforma que supervisó la seguridad del vuelo. Wendt era el principal responsable de las pruebas, las comprobaciones y las operaciones de lanzamiento de las naves espaciales, era el miembro de la tripulación de la misión que vio a los astronautas despegar antes del despegue.
Durante los programas espaciales, un número significativo de mujeres trabajaron en posiciones profesionales en la NASA. Conocidas como “computadoras humanas”, realizaban ecuaciones matemáticas y cálculos a mano. “Haz que la chica corra los números”, pidió John Glenn desde el espacio. Sin embargo, estas mujeres hacían algo más que cálculos y recitación de números. Muchas, como Sharon Stack y Katherine Johnson, eran profesionales que publicaban artículos académicos en una época en la que era muy raro que las mujeres lo hicieran. Sin embargo, aún existían muchas barreras institucionales para las mujeres interesadas en otros trabajos en la NASA, especialmente como astronautas. La primera clase de entrenamiento de mujeres astronautas fue seleccionada por la NASA en 1978, entre ellas Sally Ride. No sería hasta 1983 que Ride se convirtió en la primera mujer astronauta enviada al espacio, y casi otra década más tarde antes de que una mujer afroamericana, Mae Jemison, llegara al espacio.

Propaganda

La gente estaba ansiosa por cualquier información sobre los programas espaciales de la NASA, que se divulgó al público a través de una variedad de medios de comunicación.

Para alentar el apoyo continuo del público en general, el gobierno de los EE.UU. publicó material que capitalizaría el entusiasmo del público por el espacio exterior y crearía anticipación para la Carrera Espacial. Este clima proporcionó al presidente Kennedy una plataforma positiva para hacer apariciones públicas en relación con el programa espacial y para promover eventos de interés periodístico como las ceremonias de premios aeronáuticos o los avances tecnológicos de la NASA.

Gran parte del material promocional producido por el gobierno llegó en forma de películas y carteles informativos, distribuidos tanto en el país como en el extranjero. Como el número de personas que habían estado en el espacio era muy pequeño, las imágenes y el arte que representaban el espacio eran especialmente influyentes.
La mayor muestra pública del éxito del programa espacial fue la transmisión televisiva en vivo de John Glenn y Neil Armstrong durante la misión del Apolo 11. Desde la comodidad de sus hogares, América visitó el espacio con sus nuevos héroes mientras caminaban por la Luna. Durante años, este evento fue conmemorado con sellos, carteles, botones y representaciones de artistas.

 

Las esposas de los astronautas

Las primeras estrellas de la realidad de América, las esposas de los astronautas eran mujeres ordinarias puestas en situaciones extraordinarias. Antes de que sus maridos volaran a bordo de las primeras misiones Mercury en los años 60, la esposa de Gordon Cooper era piloto licenciada y la de Gus Grissom trabajaba a tiempo completo para pagar la educación de Gus. Comúnmente conocida como Togethersville, Clear Lake City, Texas, era donde los primeros astronautas residían y sus esposas crearon un sistema de apoyo.
Además de estar casadas con astronautas, estas mujeres tenían algo en común: se esperaba que personificaran a la esposa de un héroe y que apoyaran la participación de su marido en las misiones espaciales. Fue una experiencia más intensa que la que vivieron muchas mujeres que se quedaron en casa en los decenios de 1950 y 1960, a la que se sumó un intenso escrutinio de los medios de comunicación. Los astronautas de Mercurio y sus esposas, por ejemplo, firmaron un lucrativo acuerdo con la revista Life, dándole acceso a la vida privada y a los hogares de las familias mientras sus maridos estaban tanto en casa como en el espacio. Dentro de las páginas de la revista había fotos a todo color de las vacaciones de sus familias y de sus maridos en el sofá de la sala. Compartían sus esperanzas y sus miedos con los reporteros, e incluso escribían ellos mismos las columnas. Sin embargo, la publicidad tuvo su efecto. Hubo treinta astronautas casados durante los programas Géminis y Apolo, pero siete matrimonios terminaron en divorcio.
Sin embargo, el amor no siempre se perdió. Después de regresar a la Tierra, John Glenn cambiaba su maletín de una mano a la otra ante las cámaras como una forma de decirle a su esposa que la amaba. Algunos astronautas incluso nombraron partes de la Luna en honor a sus esposas, como el Monte Marilyn, en honor a la esposa de Jim Lovell.
Estos momentos ayudaron a los maridos a reconocer los sacrificios que sus esposas y familias hicieron para poder seguir una carrera tan arriesgada y consumista. Como Trudy Cooper, la esposa de Gordon Cooper, escribió en Life: “Supongo que muchas mujeres se impacientarían con una vida tan incierta y llena de cambios como la nuestra. Nunca sé cuando Gordon va a tener que irse y a menudo no sé cuando va a volver hasta que llegue a casa. Pero los cambios, los retrasos y los horarios interrumpidos son tan típicos de la vida de servicio que uno aprende a aceptarlos. Aprendes a tomar las cosas que tu marido hace con calma, también.”

 

Construyendo puentes y estaciones espaciales

A Apolo 11 le siguieron seis misiones más de Apolo, cinco de las cuales aterrizaron en la Luna.

Sin embargo, con el apoyo disminuyendo en el Congreso, el Presidente Richard Nixon sólo apoyó la futura financiación de un transbordador espacial para facilitar el desarrollo de estaciones espaciales permanentes. La Unión Soviética, después de su pérdida en la carrera hacia la Luna, cambió su enfoque hacia las estaciones espaciales orbitales y, el 19 de abril de 1971, lanzó con éxito la primera estación espacial de la Tierra, Salyut 1.

El 17 de julio de 1975, durante el proyecto de prueba Apollo-Soyuz, los Estados Unidos y la Unión Soviética realizaron el primer acoplamiento espacial conjunto entre dos naciones. Esta fue la primera de muchas colaboraciones en el espacio entre estos antiguos rivales.

En particular, entre 1995 y 1998, astronautas de ambas naciones vivieron en la estación espacial rusa, Mir. En 1998, comenzó la construcción de la Estación Espacial Internacional, una colaboración global entre Japón, Canadá, Brasil, Europa, Rusia y los Estados Unidos que sigue en curso.
La carrera espacial y los desarrollos científicos que la hicieron posible tuvieron un importante impacto histórico, no sólo para los Estados Unidos y la Unión Soviética, sino para el resto del mundo. La exploración espacial requirió innovaciones en una serie de campos, como la informática y la medicina, y la tecnología de la NASA incluso ha vuelto a la Tierra, impactando en los desarrollos de todo, desde las prótesis y los tratamientos contra el cáncer hasta las luces LED. Hoy en día, los astronautas y científicos de la NASA y de los Estados Unidos continúan construyendo sobre la creatividad y la exploración de sus predecesores en la década de 1960, explorando nuevos planetas y confirmando recientemente otro gran avance: la presencia de agua en Marte.

 











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*