Como tomar apuntes de forma eficiente

 




 



De entre todas las tareas escolares es probablemente la saber como tomar apuntes correctamente la  que una mayor importancia reviste en todos los órdenes.

Una explicación bien captada y bien recogida en unos apuntes estructurados facilita de manera notable el estudio y el consiguiente aprendizaje.

 

Tienes entonces la ocasión de demostrar tu capacidad de comprensión de un conjunto de ideas, hallándote en situación de elegir y seleccionar aquellas que tienen una mayor importancia y de ordenar armónicamente tus conocimientos.

 

En este artículo vamos a tratar:

Los apuntes:

  •  Importancia de unos buenos apuntes
  • Preparación previa
    • Postura adecuada
    • Material
    • Atención en los primeros momentos
    • Lectura rápida del tema
    • Conocimiento de la forma de actuar del profesor
  • 2. Cómo hay que tomar apuntes
    • Carácter personal
    • Tipos de apuntes
      • Tema tratado
      • Familiaridad
      • Existencia de otras fuentes
    • Uso de códigos diferenciadores (márgenes, tipos de letra, colores … )
    • Uso de abreviaturas
    • Ventajas
    • Visión global
      • Aspectos fundamentales
      • Búsqueda rápida de datos
      • Relaciones y clasificaciones
    • Uso adecuado de los espacios
    • Repaso de los apuntes al final de la clase
    • Los cuadernos: su utilidad.

 

Como tomar apuntes
Como tomar apuntes

¿Por que esforzarse en tomar apuntes bien?

Aparte de las ventajas que acabamos de reseñar, la razón fundamental por la cual es necesario tomar apuntes bien reside sin ninguna duda en el carácter limitado de nuestra capacidad de asimilación y almacenamiento de información.

Ni siquiera a muy corto plazo somos capaces de recordar el gran número de consideraciones vertidas en una explicación oral, por pausada y reiterativa que sea ésta: la mayor parte de los detalles, e incluso en ocasiones el grueso de la argumentación se nos escapa u olvida.

 

En este orden de cosas, el esfuerzo al que voluntariamente nos sometemos a la hora de tomar apuntes -esfuerzo que nos obliga a ejercitar sentidos como el oído y la vista-tiene una importancia decisiva cara a la memorización de todos y cada uno de los aspectos de la explicación a la que estamos asistiendo.

 

Preparación para tomar apuntes

Antes de empezar a tomar apuntes es necesario «entrar en situación», prepararse concienzudamente para afrontar la tarea.

Para ello habrá que adoptar una postura adecuada (el tronco levemente inclinado sobre la mesa, los pies apoyándose en el suelo) que nos permita trabajar relajadamente, sin tensiones ni molestias físicas de ningún tipo.

La inmediata disposición del material que se va a emplear (cuadernos, bolígrafos, rotuladores … ) es también muy importante.

No conviene olvidar que los primeros instantes de una clase son decisivos: si tienes que atender a otras cosas que no son las relacionadas con la explicación del propio profesor existe el grave peligro de que pierdas desde el primer momento de una manera irremediable el hilo conductor, no pudiendo entonces sacar el debido provecho al resto de la clase.

Siempre que ello sea posible, se debe echar una rápida ojeada a la materia que presumiblemente va a explicar el profesor en clase.

Así, por ejemplo, la consulta previa del libro de texto nos permitirá introducimos en el tema y nos hará más grata y comprensible la explicación del profesor.

No conviene olvidar que los propios profesores son por lo general conscientes de los problemas que plantean los distintos temas, y realizan por consiguiente un esfuerzo para que los aspectos más problemáticos sean tratados con particular claridad, repitiendo lo dicho o ilustrándolo con nuevos ejemplos.

La mayor parte de los profesores se sirven en sus explicaciones de un esquema previo. Algunos tienen la precaución de exponer al principio de las clases las líneas maestras de ese esquema, de tal forma que los alumnos puedan seguir la materia explicada con una mayor facilidad, percibiendo el sentido general de una manera más inmediata e intuitiva.

El conocimiento de las características concretas de un profesor le será de gran utilidad al alumno, que podrá percibir el sentido de las pausas y de las distintas inflexiones en la voz, reconociendo inmediatamente, por ejemplo, cuándo una determinada cuestión es particularmente importante, al identificar el énfasis, el cuidado o la precisión con que se intentan pronunciar las palabras.

Un buen profesor es el que sabe adaptar a las necesidades y capacidades de sus alumnos los conocimientos que les desea transmitir.

 

Cómo hay que tomar apuntes

Lo primero que hay que señalar, por tener una particular importancia, es que los apuntes deben tener un carácter personal.

Quiere esto decir que se trata de recoger la explicación del profesor con arreglo a nuestras propias necesidades, utilizando nuestra propia y personal manera de expresamos y pensando ante todo en que lo fundamental es que nosotros mismos seamos quienes le saquemos jugo a nuestros apuntes.

Así, en atención a nuestros propios intereses debemos ocuparnos de que nuestra letra sea legible, sin que por ello deje de poseer un carácter personal (todos los esfuerzos en el sentido de mejorar la legibilidad de nuestra letra deben ser bien recibidos).

 

También conviene que seas consciente desde el principio del hecho de que cada explicación puede tener un sentido y unas exigencias distintos.

 

Una clase que tiene un carácter introductorio exige una toma de apuntes mucho menos extensa -y en paralelo una atención mucho mayor por parte de los alumnos- que una explicación que se propone, por ejemplo, describir cuestiones muy concretas de una manera muy pormenorizada.

 

El hecho de estar familiarizado con el tema en cuestión y la posibilidad de acudir a una fuente de consulta adecuada se hallan también en relación con la forma de tomar apuntes en clase.

 

Por lo general, parece que lo más aconsejable no es precisamente intentar recoger todas y cada una de las palabras que el profesor ha pronunciado, sino más bien esforzarse en captar los aspectos fundamentales, reproduciéndolos con absoluta claridad y fidelidad (aunque en ocasiones, como bien puede comprenderse, se haga necesario seguir al detalle, punto por punto y sin omisiones, la explicación del profesor, o bien sea suficiente con temar nota tan sólo de los aspectos más generales o de alguna cuestión particularmente problemática).

 




Unas notas bien estructuradas hacen infinitamente más fácil el proceso de asimilación y permiten contemplar la explicación como un todo en el que se ensamblan las diferentes partes.

 

Es absolutamente esencial que prestes la máxima atención al proceso de explicación que el profesor sigue, percibiendo los momentos en que pasa de un punto a otro o se introduce en un apartado diferente. Estos cambios en el discurso deberán quedar claramente reflejados en tus apuntes.

Para ello habrías de disponer de un sistema de notaciones:

  • Mayúsculas y minúsculas
  • Subrayados
  • Numeración
  • Mayor o menor alejamiento con respecto al margen
  • Tamaños de letra
  • Uso de colores distintos para significar ideas de diferente importancia

 

Este sistema tendrá un carácter fijo, esto es, se aplicará a la totalidad de los apuntes y de esta manera permitirá distinguir a la perfección los distintos títulos, apartados, subapartados, ejemplos…

Aunque la aplicación de estas normas de unificación no siempre es fácil -un buen profesor hará más asequible esta tarea, al presentar por adelantado el esquema de su explicación-, lo ideal sería no tener que recurrir en ningún caso a la operación de «pasar a limpio» los apuntes.

El esfuerzo y la atención en clase nos pueden permitir el ahorro de un tiempo precioso.

 

No olvides que en el momento en que se está produciendo la explicación las posibilidades de captar su estructura son mucho mayores (puedes recurrir, además, al propio profesor, solicitándole aclaraciones en el momento oportuno).

La utilización de medios audiovisuales en la enseñanza actúa positivamente sobre el proceso de asimilación y fijación de contenidos: un mensaje es captado con una mayor profundidad cuanto mayor es el número de sentidos que intervienen en su percepción.

La utilización de abreviaturas agiliza notablemente todas estas tareas y facilita la reproducción escrita del discurso oral.

Aunque cada cual puede crear sus propias abreviaturas, algunas parecen ya casi consagradas.

Así, además de las numerosas abreviaturas ya acuñadas universalmente (como las que afectan a las unidades de medida: kg, g, km, t, cm, g … ) pueden utilizarse otras como las que siguen a continuación:

Esto aparte, en cada materia suele haber un conjunto de palabras que aparecen constantemente.

Así, en Historia se repiten con frecuenda palabras como revolución, imperio, producción, siglo o la propia palabra historia.

En estos casos nunca está de más servirse de abreviaturas para expresar esas palabras (así, reY., Imp., prod., s. o H.).

Aplicando el conjunto de normas que se acaba de reseñar se conseguirán unos apuntes que satisfarán una serie de condiciones.

Así, permitirán que con una simple, y rápida ojeada se obtenga una visión global y completa del contenido de una clase;

  1. Los aspectos fundamentales aparecerán particularmente destacados, siendo suceptibles de un subrayado posterior.
  2. Harán posible una búsqueda rápida de un dato que en un determinado momento se desee conocer.
  3. Resaltarán la relación existente entre los distintos apartados y las posibles clasificaciones que en ellos se encuentren.

 

 

ABREVIATURAS MÁS USUALES al tomar apuntes

  • A ariperio
  • AA. autores varios
  • a. de J.C. antes de Jesucristo ap. apartado art. artículo
  • art. cit. artículo citado
  • bibl. bibliografía
  • ca. cerca de, alrededor de ( circa)
  • cal. caloría
  • cap. capítulo
  • cg centígramo
  • cit. citado
  • cl centilitro
  • cm centímetro
  • DM marco alemán
  • d.de J.C. después de Jesucristo dg decigramo dice. diccionario
  • di decilitro
  • dm decímetro
  • E este
  • et al. y otros ( et ali a)
  • FF franco francés
  • fig. figura
  • g gramo
  • h hora
  • ha hectárea
  • id. igual a (idem)
  • i.e. es decir (id est)
  • intr. introducción
  • kg kilogramo
  • km kilómetro
  • km/h kilómetro/hora
  • kW kilowatio
  • 1 litro
  • lám. lámina
  • m metro
  • µro micra
  • µs microsegundo
  • mi mililitro
  • mm milímetro
  • min minuto
  • Ms. manuscrito
  • N norte
  • N.B. nótese bien (nota bene) NE nordeste NO noroeste
  • N. de/A. nota del autor
  • N. de la R. nota de la redacción
  • N. del E. nota del editor
  • N. del T. nota del traductor
  • o oeste
  • o.e. obras completas
  • o.e. obra citada (opus citatum)
  • P.S. después de escrito (post scriptum)
  • Pta. peseta
  • pág. página
  • reed. reedición
  • r/m revoluciones por minuto
  • s sur
  • SE sudeste
  • so sudoeste
  • s segundo
  • s.d. sin lugar ni fecha (sine data)
  • seud. seudónimo
  • s.f. sin fecha
  • Sig . siguientes
  • t tonelada
  • w vatio
  • V voltio
  • v. ver, véase
  • v.g. por ejemplo (verbi gratia)
  • vol. volumen
  • $ dólar

 

El conocimiento de las abreviaturas más usuales tiene una gran utilidad a la hora de afrontar las distintas tareas escolares, y entre ellas de manera muy especial la de tomar apuntes.

Unos apuntes bien tomados implican también una adecuada percepción de los espacios.

Así, por ejemplo, al concluir un tema e iniciarse el siguiente, se deberá cambiar de hoja.

En ningún caso debe escatimarse el papel: el equilibrio entre la parte escrita y la parte del papel que queda en blanco es muy importante a la hora de facilitar una rápida percepción de un tema. Por eso nunca es aconsejable una acumulación de información en un reducido espacio.

Unos márgenes amplios hacen posible, además, la posterior anotación de ideas o conceptos que se estimen importantes.

En líneas generales puede decirse que la presentación externa y formal de nuestros apuntes condicionará en gran medida nuestra actitud hacia ellos, facilitando u obstaculizando el estudio.

No olvides tampoco que la presentación pulcra, correcta y ordenada de un trabajo escrito predispone inmediatamente en favor de su autor.

 

Una medida que parece muy aconsejable y permite satisfacer con un mayor rigor todos esos requisitos es la lectura rápida de los apuntes una vez que la clase ha concluido.

 

Con la materia «en fresco» se pueden solventar muchos problemas que serían probablemente irresolubles unas horas después.

También será éste un buen momento para que verifiques, con la ayuda del profesor o de tus compañeros, la exactitud con que has ido anotando los nombres propios, títulos de libros …

 

Por último, la práctica totalidad de los expertos aconsejan que se utilice siempre el mismo tipo de material.

Un cuaderno de anillas es a este respecto especialmente útil.

Numerando e identificando por materias sus distintas hojas se puede evitar además el trastorno que produce el acudir diariamente a clase con un gran número de cuadernos indepenmente importante.

En su caso, pueden utilizarse hojas mos ido elaborando nosotros con el paso de de distinto color para cada asignatura.

 

 

Si te a parecido útil coméntalo y difunde en las redes sociales o entre tus compañeros y/o alumnos.




Esto que tambien te pueden interesar








Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*